La universidad rechaza "categóricamente" los señalamientos de las autoridades

Por: Gustavo Fallas M., Katherine Chaves R. 7 septiembre, 2016

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) señaló a la rectora de la Universidad San José como sospechosa de recibir pagos de entre ¢3 y ¢5 millones por la supuesta venta de títulos de diferentes carreras.

Las declaraciones las brindó Wálter Espinoza, director del OIJ en una conferencia de prensa, en la que dio detalles del allanamiento que hicieron el martes en el centro educativo, ubicado en San Francisco de Dos Ríos, en San José.

El jerarca dijo que la sospechosa es de apellido Brenes y que, en apariencia, dos familiares de ella (no detalló quiénes) estarían involucrados en el negocio ilícito.

No obstante, la Fiscalía Adjunta de Fraudes comunicó que, de momento, no hay cargos contra Brenes, pero conforme avance la investigación la causa se podrá individualizar para sentar responsabilidades.

La causa se tramita bajo los presuntos delitos de falsedad ideológica y uso de documento falso.

Denuncia anónima

En febrero, el OIJ recibió una denuncia confidencial sobre esta supuesta venta. Después de las indagaciones, el jerarca afirmó que se pudo detectar que las ventas comenzaron en el 2012 y que, hasta el momento, conocen de seis personas que, al parecer, compraron el título.

Los diplomas eran de las carreras de Nutrición, Derecho, Contaduría, Administración de Empresas y Docencia

"El valor de la obtención de los títulos dependía de la categoría del título que se entregaba, ya fuese bachillerato, licenciatura o maestría. En estos casos, hemos detectado intentos de ingresos a colegios profesionales y también algunas personas están ejerciendo profesiones amparadas al título que les otorgó la universidad", aseveró Espinoza.

El director del OIJ agregó que las personas interesadas en adquirir el título se acercaban a la Rectoría de la Universidad y cancelaban el monto.

"Este primer segmento del trabajo está dirigido contra la universidad y determinar la legitimadad del título. Pero, no descartamos que, eventualmente, la persona que compró el título pueda verse implicada en el proceso (...) Comprar un título a sabiendas de que el origen es espurio y ejercer una profesión con concimiento pleno de que se está ejecutando de manera ilegítima, es delito", apuntó Espinoza.

Por ello, este martes, agentes de la Policía Judicial allanaron la universidad y la bodega, ubicada en Curridabat.

La Fiscalía comunicó que decomisaron cuatro cajas con ampos referentes a expedientes de estudiantes, así como registros e información que se encontraban en las computadoras, de los cuales se realizaron respaldos electrónicos.

A eso de las 5 p. m., los agentes judiciales aún se encontraban realizando diligencias policiales en la universidad.
A eso de las 5 p. m., los agentes judiciales aún se encontraban realizando diligencias policiales en la universidad.
Universidad rechaza cargos

Angélica López, vocera de la Universidad, aseguró por medio de un comunicado de prensa que la entidad rechaza "categóricamente" los señalamientos de las autoridades.

Expresó que el centro educativo realiza cinco filtros para otorgar los títulos. "Es imposible que ese tipo de actos se presenten. Primero, se pasa por un registro, se verifican expedientes, pasa por un control de calidad, la Rectoría los revisa y, finalmente, el Consejo Nacional de Educación Superior Privada (Conesup) hace su revisión respectiva", detalló la vocera.

"Hemos colaborado en todo lo que las autoridades han requerido y lo seguiremos haciendo. No nos opondremos a facilitar la información que el Ministerio Público necesite para hacer su debida investigación. Decidimos dar la cara porque no hay nada que esconder", detalló. Esta información fue actualizada a las 3:42 p .m.

Etiquetado como: