Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 2 septiembre, 2015

El Organismo de Investigación Judicial de Limón (OIJ) indagará de dónde provino una bala de calibre 45, que hizo un hueco en el techo de cinc del Juzgado Penal de esa zona, pegó contra un tubo y se quedó en el cielorraso.

Funcionarios de Limón temen por su seguridad. | ARCHIVO.
Funcionarios de Limón temen por su seguridad. | ARCHIVO.

El hallazgo del proyectil ocurrió este martes a la 1 p. m.

Reinaldo Araya, juez coordinador del Juzgado, explicó que se descubrió el orificio en el techo luego de que, a las 9 a. m., se notó que caía una gotera.

Por ello, se solicitó una revisión por parte de los encargados del mantenimiento, quienes descubrieron la bala.

Araya comentó que el orificio estaba en la zona donde se ubican los auxiliares.

El juez resaltó que debido a alertas previas contra funcionarios judiciales de Limón, principalmente del OIJ, la situación preocupa.

“Ni en el mismo edificio se trabaja tranquilo. Uno pensaba que solo en la calle le podía pasar algo. Yo he venido hasta con mi hija y todos hemos traído a nuestras familias”, manifestó.

Agregó que por su experiencia como agente, la bala tuvo que ser percutida en horas de la madrugada o la mañana. Además, recordó que el día anterior hubo festividades en la zona.

El OIJ confirmó que se indaga el caso por el delito de daños, pero no hay sospechosos.

Para prevenir agresiones a los funcionarios, el Poder Judicial ha tomado medidas como charlas, más coordinación con Fuerza Pública y reforzar la seguridad privada.