Autoridades lo investigan por el delito de concusión, que se da cuando funcionarios públicos reciben un beneficio económico al desempeñar su funciones

Por: Carlos Arguedas C. 6 abril, 2016
La captura se realizó la mañana de este miércoles en las oficinas del Tránsito en Zapote.
La captura se realizó la mañana de este miércoles en las oficinas del Tránsito en Zapote.

Oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detuvieron, la mañana de este miércoles, a un oficial de la Policía de Tránsito, de apellido Zamora, porque, presuntamente, solicitó el pago de una retribución económica para no confeccionar un parte, cuya multa es de ¢225.000.

La captura se produjo cuando el sospechoso se encontraba laborando en las oficinas del Tránsito, situadas al costado oeste de la rotonda de Zapote, en la carretera de Circunvalación, en San José.

La Policía Judicial informó, en un boletín de prensa, que los hechos que se atribuyen al tráfico ocurrieron el pasado 15 de marzo en el distrito de Zapote.

Según una denuncia que interpuso un conductor el día mencionado circulaba cerca de la rotonda de Zapote, cuando lo detuvo el oficial. Zamora le atribuyó haber irrespetado una señal de alto y que, por tanto, tendría que confeccionarle un parte. El denunciante comentó a las autoridades, que en ese moemnto alegó que no había incurrido en ninguna falta, pero, dijo que el oficial de Tránsito mantenía su posición.

El conductor relató que en determinado momento el tráfico le mencionó la posibilidad de llegar a algún arreglo, pues la multa era muy elevada. El ofendido le respondió que no tenía dinero. Entonces, según el denunciante, el tráfico le propuso que si tenía alguna tarjeta, que podían ir a algún banco a sacar dinero.

De acuerdo al comunicado de prensa, la víctima le manifestó que en el trabajo le tenían que dar un dinero por lo que pactaron que posteriormente se haría el pago. Según el denunciante, durante la tarde del 15 de marzo, luego de recibir varias llamadas del imputado pidiendole el dinero, decidió interponer la denuncia ante la Policía.

Por estos hechos, a Zamora se le está atribuyendo el delito de concusión, el cual, según el Código Penal, lo comete el funcionario público que reciba un beneficio económico para si o para un tercero en el desempeño de sus labores. Se castiga con entre dos a ocho años de prisión.

Javier Quesada, jefe de la oficina del OIJ especializada en Asuntos del Tránsito, dijo que Zamora había sido pasado durante el año 2014 al Ministerio Público como sospechoso de los delitos de abuso de autoridad y otro de concusión.

En tanto Sonia Monge, subdirectora de la Policía del Tránsito, dijo que desde hace varias semanas habían suministrado a los agentes judiciales toda la información relacionada con Zamora, quien tiene cinco años y tres meses de desempeñarse como oficial en la delegación del Tránsito de San José.

La zona de trabajo la tenía en la carretera de Circunvalación. Esta noticia fue actualizada a las 12:20 p.m.

Etiquetado como: