Al parecer elaboraron un acta de destrucción del pescado y mariscos, pero se lo dejaron

Por: Hugo Solano 29 agosto, 2014

Agentes judiciales destacados en la oficina regional de Santa Cruz, Guanacaste, detuvieron la tarde de este viernes a ocho oficiales de la Fuerza Pública destacados en Flamingo como sospechosos de peculado.

Según la información suministrada por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), los ocho oficiales detuvieron ayer a cuatro sujetos con un cargamento de unos 30 kilos de pulpos, atún, cabrilla y pargos, entre otras especies, atrapadas dentro de una zona protegida y con artes de pesca ilegal.

Los agentes judiciales recibieron la información de que, al parecer, luego de hacer el acta de destrucción de los productos, los oficiales a cargo no lo destruyeron y que más bien se lo dejaron.

En la cajuela de los carros de los oficiales, el OIJ encontró hieleras con los productos que tenían orden de ser destruidos.
En la cajuela de los carros de los oficiales, el OIJ encontró hieleras con los productos que tenían orden de ser destruidos.

Este viernes los investigadores interceptaron a los policías cuando estaban saliendo del trabajo en sus vehículos personales, llevando con ellos los productos que se presume habían sido decomisados el día de ayer. El pescado y mariscos eran transportados por los oficiales en varias hieleras y bolsas con hielo.

Los policías son de apellidos Juárez, Campos, Membreño, Correa, Soto, Ortíz y dos de apellido Jiménez, con edades entre los 20 y los 55 años. Todos fueron pasados al Ministerio Público con un informe para definir su situación judicial.

Sin antecedentes. En el Ministerio de Seguridad Pública informaron que se trata de personas sin antecedentes y que tenían entre 4 y 20 años de trabajar para esa entidad.

Además, dijeron que los mismos compañeros de los sospechosos alertaron a Martín Arias, jefe de Guardacostas, y de inmediato se coordinó con la Policía Judicial para la captura.

La Fiscalía de Santa Cruz, Guanacaste, se encuentra a la espera del informe del OIJ para proceder a indagar a los oficiales de Guardacostas.

Según un comunicado de prensa de la Fiscalía, la audiencia se realizaría mañana sábado. La Fiscalía solicitará al Juzgado Penal la suspensión del cargo de los ocho funcionarios a los que se les investiga por haberse apropiado de productos marinos que ellos mismos habían decomisado.

El decomiso del pescado y mariscos fue el jueves en la mañana frente a la isla San Pedrillo, dentro del citado Parque Nacional, ubicado en el distrito de Santa Elena de La Cruz, Guanacaste.

La captura estuvo a cargo de los Guardacostas de la estación de Flamingo, quienes se encontraban en un patrullaje de control y protección del recurso marino costero.

Los oficiales dieron con la lancha Marili, matrícula GPC7845, a bordo de la cual se encontraban dos personas, mientras que cerca de ella se hallaban otros dos sujetos en faenas de buceo.

Los productos fueron obtenidos por los pescadores en aguas del Parque Nacional Santa Rosa, donde es prohibido pescar.
Los productos fueron obtenidos por los pescadores en aguas del Parque Nacional Santa Rosa, donde es prohibido pescar.

Operativo. En el operativo cayeron cuatro pescadores dentro del Parque Nacional Santa Rosa, con unos 30 kilos de peces y pulpos, así como instrumentos de pesca prohibidos.

Los pescadores portaban un certificado de navegabilidad y una licencia de pesca vencidos, además laboraban en una zona prohibida y usaban una arbaleta o arpón, instrumento de pesca que también está prohibido.

Al percatarse de la presencia policial, los sujetos intentaron deshacerse del arpón arrojándolo al mar, pero fue recuperada por los guardacostas.

Bajo la dirección funcional de la Fiscalía de Liberia, dichos oficiales decomisaron el arpón, la lancha y diversos equipos de buceo, tales como patas de rana, máscaras, compresores, reguladores y mangueras.

Los guardacostas también se incautaron, por orden de dicha autoridad judicial, de los productos ilegalmente extraídos, entre los que se hallan 26 pulpos, 50 pargos seda, 24 pargos rey, 28 cabrillas, 1 atún, 4 bonitos, 7 peces cirujano y 3 peces chancho, todo lo cual se ordenó destruir.

Los pescadores son tres costarricenses de apellidos Lobo, López y Carmona, además de un nicaragüense apellidado García, quienes fueron trasladados a la estación de Guardacostas de Flamingo junto con todo lo decomisado a la Fiscalía de Flagrancia.

(Información actualizada a las 6:45 p. m. con datos de la Fiscalía)