Monto de las sustracción es de ¢20 millones

 3 octubre, 2014

Dos hombres y una mujer cayeron este viernes en la mañana, en manos de agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), como sospechosos del robo simple y receptación de 62 teléfonos celulares en perjuicio del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE)

Según el informe preliminar del OIJ, los hombres detenidos se desempeñaban como oficiales de seguridad privada en unas oficinas ubicadas en Tibás.

Los dos eran los encargados de la seguridad de una bodega donde se guardaban los teléfonos celulares para la venta.

Momentos en que el OIJ captura a uno de los oficiales de seguridad privada, sospechoso de robo.
Momentos en que el OIJ captura a uno de los oficiales de seguridad privada, sospechoso de robo.

Para finales del mes de agosto, los funcionarios del ICE se percataron de un faltante de 62 teléfonos celulares valorados en ¢20 millones, por lo que el departamento de gestión y seguridad de esa entidad inició una investigación, puso la denuncia y aportó al OIJ la información de la investigación realizada.

Los agentes judiciales lograron identificar a los sospechosos, así como a la mujer, quien en apariencia era la que recibía los teléfonos sustraídos y los comercializaba.

Al ser las 6 a. m., los investigadores judiciales allanaron dos casas en Los Cuadros de Guadalupe. En una detuvieron a la mujer, de apellido Navarro y de 36 años. La otra vivienda allanada en ese sector es la del sospechoso de 32 años, de apellido Portilla, quien fue detenido en vía pública en Golfito.

También allanaron la casa del sospechoso de 24 años, apellidado Aguilar, ubicada en San Vicente de Moravia y detuvieron al sujeto. En los operativos se decomisaron los teléfonos celulares de los sospechosos.

Los tres fueron pasados con un informe al Ministerio Público.