Por corrupción figuran casos de ‘mordidas’, narco y sustracciones

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 11 septiembre, 2014

Desde que asumió el nuevo Gobierno en mayo, y hasta agosto pasado, el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) despidió a 62 policías por distintas faltas.

La principal razón fueron las ausencias injustificadas (25 casos), seguida por expedientes de corrupción (18), detalló la viceministra administrativa de Seguridad, Bernardita Marín.

Además, fueron separados 14 oficiales por estar vinculados a “conductas inapropiadas”, como abusos sexuales o violencia doméstica. Otros cinco quedaron fuera de la Fuerza Pública por consumir licor. En todo lo que va del 2014, el MSP prescindió de 98 policías por causas disciplinarias; es decir, hubo 36 destituciones entre enero y abril.

Aunque el Departamento Disciplinario Legal del Ministerio no tiene clasificados los datos por cada cuerpo policial, los jefes del Servicio de Vigilancia Aérea, del Servicio Nacional de Guardacostas y de la Policía de Control de Drogas (PCD), confirmaron que no han realizado ningún despido durante este año.

Miguel Madrigal, director interino de Guardacostas, informó de que hay tres expedientes en trámite que podrían culminar en salidas antes del fin de año.

Así, el registro total de despidos reportados abarca a funcionarios de la Fuerza Pública, que agrupa miembros de la Policía de Fronteras, la Turística y del Grupo de Apoyo Operacional.

Faltaron al uniforme
Faltaron al uniforme

Corrupción. La oficina de prensa del MSP comunicó que las causas de corrupción están relacionadas, principalmente, con el uso indebido de los bienes y recursos asignados a los oficiales, además del cobro de “mordidas”, sustracciones de objetos decomisados y narcotráfico.

Sobre estos datos, Marín señaló que “ninguna institución puede vacunarse por completo de este tipo de problemas; entonces, ¿cuál es nuestro papel?”, cuestionó.

“Primero, ser muy transparente y, si se da una situación, atenderla hasta el final. “No nos sirve tener a este tipo de personas en la Policía. No podemos ni debemos”, añadió.

Marín especificó que las separaciones se realizan luego de un debido proceso, que incluye recolectar pruebas y dar audiencia a las partes involucradas. No detalló el tiempo promedio que se está tardando en llevar cada expediente.

En algunos casos, los oficiales también afrontan un proceso judicial, en el cual se podrían dictar medidas cautelares que incluyan la suspensión en el cargo.

La viceministra manifestó que para evitar llegar a estas situaciones irregulares, los procedimientos de selección para ingresar a la Policía son largos e incluyen estudios de vida y costumbres, así como exámenes psicológicos.

Consideró además que los aspirantes a los cuerpos policiales deben tener valores muy arraigados.

En trámite. El Departamento Disciplinario reportó también que hay 2.039 investigaciones abiertas contra policías. Para resolverlas, esa oficina tiene a 22 abogados instructores a disposición.

Marín explicó que se da prioridad a algunas causas, como la corrupción, porque es urgente que quienes hayan incurrido en esas faltas, abandonen la entidad.

El pasado 22 de agosto, cinco oficiales de la Fuerza Pública de Alajuela fueron detenidos como sospechosos de haber permitido la fuga de un hombre que permanecía preso por un robo.

En abril anterior, las autoridades capturaron a otros cinco oficiales, destacados en Bagaces y Liberia, porque supuestamente pertenecían a una banda que cobraba entre entre $150 y $250 a extranjeros indocumentados para dejarlos ingresar al país.