Fenómeno conocido como polvo del Sahara puede incidir en alergias

Por: Hugo Solano 7 agosto, 2013

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) informó que desde el lunes el aire está más caliente, seco y turbio, lo que genera mucha bruma en el ambiente e inhibe temporalmente la incidencia de las lluvias características de esta fase del período lluvioso.

Según la meteoróloga Gabriela Chinchilla, esta condición sucede casi todos los años y en esta ocasión sus efectos se mantendrán hasta este jueves para empezar a disminuir paulatinamente conforme se acerca el fin de semana.

De acuerdo con datos del IMN se trata de un fenómeno que no es normal en el mes de agosto, ya que se sabe que las brumas son típicas de marzo y abril. Sin embargo, en esta ocasión se debe a un fenómeno conocido como "empuje de sal". No es sal común sino que se trata de una "ola de polvo del Sahara", la cual llegó al país procedente de África luego de una trayectoria de seis días.

Esa nube de polvo cruzó dentro del flujo de vientos por el Atlántico y cubre todo el istmo centroamericano. Llegó por los vientos alisios que han estado soplando con fuerte intensidad (por ejemplo 80 kph en el cerro Chirripó).

Por ser nubes de polvo este fenómeno puede incidir en las alergias respiratorias o de otro tipo, según los datos meteorológicos del ámbito mundial.

Esa masa de aire muy seco sobre el país inhibe la ocurrencia de lluvias fuertes, por lo que, solamente se prevén lluvias débiles y moderadas de carácter aislado en la mayor parte del país. Para esta tarde según el IMN habrá aguaceros aislados en el Pacífico Central y Sur, es decir regiones que van desde Parrita y Quepos hasta Golfito y Osa.

El ambiente de bruma hace ver turbias las montañas que rodean el Valle Central.
El ambiente de bruma hace ver turbias las montañas que rodean el Valle Central.

El IMN recomienda precaución a la navegación aérea por la turbulencia que se genera por el fuerte viento; también prevención ante la posible caída de ramas y tendido eléctrico en el Área Metropolitana. Se recomienda evitar todo tipo de quemas ya que, por las ráfagas, pueden salirse de control.