Acción se centra en vigilar de cercaa 50 individuos vinculados a delitos

Por: Carlos Arguedas C. 16 diciembre, 2015
El 7 de noviembre pasado se produjo en San Antonio de Escazú, un enfrentamiento entre policías y sospechosos, que dejó un sujeto muerto. En mayo pasado, se dio una persecución en Bello Horizonte, luego de una tacha de un vehículo. Los delincuentes estrellaron el auto usado en el delito. | ALONSO TENORIO Y GESLINE ANRANGO.
El 7 de noviembre pasado se produjo en San Antonio de Escazú, un enfrentamiento entre policías y sospechosos, que dejó un sujeto muerto. En mayo pasado, se dio una persecución en Bello Horizonte, luego de una tacha de un vehículo. Los delincuentes estrellaron el auto usado en el delito. | ALONSO TENORIO Y GESLINE ANRANGO.

El seguimiento que hacen efectivos policiales a cerca de 50 individuos cuando están en las calles de Escazú, es uno de los principales factores que hizo reducir la criminalidad en ese cantón josefino.

Así lo aseguraron este martes el alcalde Arnoldo Barahona Cortés, y el jefe de la Policía Municipal, Paul Chaves Cambronero, cuando suministraron cifras sobre homicidios, asalto a vivienda y robo de vehículos en este cantón de 4,38 km².

Barahona, del Partido Yunta Progresista Escazuceña, está en campaña por la reelección en la Alcaldía en las elecciones del 7 de febrero del próximo año.

En el anuncio de los datos policiales, Chaves explicó que los individuos a quienes se les hace seguimiento o que han estado implicados en otras ocasiones en distribución de drogas o en delitos contra la propiedad, apenas son vistos en vía pública, “se les saluda, se les pregunta a qué se debe la visita al cantón” y se les permite seguir, “pues a nadie se le puede prohibir el libre tránsito por ningún lugar”.

El jefe policial agregó que, de los 50 individuos reconocidos, cerca de 13 son oriundos de Escazú. Uno de estos, que se estima que generaba muchos problemas, se trasladó hace pocas semanas a Tibás.

Fundamento. El alcalde y el jefe de la Policía Municipal basaron su informe de la reducción de la criminalidad en estadísticas del el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Según las cifras, hasta diciembre de este año se han registrado en Escazú cinco homicidios, 78 asaltos a viviendas (25 menos que en el mismo periodo del 2014) y 42 robos de vehículos (14 menos que el año pasado).

infografia
Para el alcalde, estos resultados son positivos pues la tendencia en el país, en todo tipo de delitos, es hacia el alza.

Barahona explicó que la reducción no es obra de la casualidad, sino que se debe a un trabajo que involucra a la Fuerza Pública, OIJ, Policía del Tránsito, Migración y la Policía Municipal.

“Se creó una estrategia de seguridad ciudadana. Se ha partido de una planificación, de datos científicos y a interpretar esa información que tiene el Poder Judicial. A ponerles atención a las zonas de mayor riesgo, a hacer mapas de las zonas calientes para ver dónde se cometen delitos, los días y horarios, y hacia dónde se está moviendo la modalidad delictiva”, precisó.

“Los ciudadanos se han mostrado más maliciosos y con mucha prontitud denuncian la presencia de elementos sospechosos. Las señales en su mayoría resultaron positivas y permitieron identificar a posibles delincuentes”, agregó.

Chaves dijo que, al estar “saludando con frecuencia” a los delincuentes, estos optan por desplazarse a otros lugares.

Poner atención. Paul Chaves explicó que el distrito de San Rafael es donde mayor incidencia de delitos contra la propiedad se presentan. “Es la zona comercial por excelencia y donde se da la mayoría de asaltos a casas; diría que el 90%. Tuvimos una banda que atacaba en Trejos Montealegre, pero se logró contener”, expresó.

Respecto a un incremento en el robo de viviendas en Escazú en octubre, el jefe policial lo atribuyó a “líos administrativos” con el pago de horas extra a policías, lo que bajó la frecuencia de patrullajes y la presencia policial a pie.

Barahona informó de que anualmente se destinan ¢1.000 millones del presupuesto para seguridad, la cual mantiene un cuerpo policial con 50 efectivos.

“Los dotamos con motos, aunque hay patrullas, porque hemos visto que es más efectiva una persecución con moto”, explicó.

El alcalde citó que, incluso, en los operativos se da énfasis al control de las motos hechizas. “Sabemos que esas las utilizan para asaltar, distribuir drogas”.

Precisó que este año han sacado de circulación un poco más de 60 motocicletas que no cumplían con los requisitos para circular o que sus conductores no tenían la respectiva licencia. “Es un mensaje que queremos darles a los delincuentes. No queremos que usen ese tipo de vehículos” , dijo.

Tanto el alcalde como el jefe de la Policía Municipal manifestaron que esperan para el próximo año alquilar, mediante una licitación, la instalación de 90 cámaras a un costo de ¢170 millones anuales. Estas se ubicarán en 35 puntos ya preseleccionados.