OIJ tuvo que cortar dos portones para entrar a la vivienda

Por: Hugo Solano 1 julio, 2014

Una mujer de apellido Méndez, de 61 años, se entregó este martes luego de provocar la movilización de los cuerpos policiales y el cierre de la vía al frente de su casa en el sector de La Guápil en La Aurora, Alajuelita.

Varios vecinos habían puesto la denuncia de que la mujer supuestamente los agredía y hasta lanzaba líquidos peligrosos contra ellos. Por lo anterior, los agentes de la sección de Capturas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) colocaron unas duchas portátiles frente a la casa para tener acceso al agua, en caso de urgencia.

Casos de pacientes con problemas psiquiátricos han proliferado en los últimos días. Hoy hubo gran movilización en La Aurora de Alajuelita.
Casos de pacientes con problemas psiquiátricos han proliferado en los últimos días. Hoy hubo gran movilización en La Aurora de Alajuelita.

Desde el mediodía y hasta las 3 p. m. aproximadamente, se mantuvo la vía cerrada, mientras efectivos de la Fuerza Pública mantenían alejados a los vecinos durante la negociación del OIJ con la mujer.

Desde el tercer piso de la casa, Méndez gritaba improperios y en apariencia estaba agrediendo de palabra a la madre, por lo que se solicitó una orden de allanamiento para ingresar a la casa y lograr su detención.

Se contó con la colaboración de algunos miembros del Servicio Especial de Respuesta Táctica (SERT), quienes tuvieron que cortar dos portones para ingresar hasta donde estaba la mujer, que fue detenida.

De inmediato, se le trasladó a las celdas del OIJ mientras se define si se le remite a un centro especializado para este tipo de pacientes que tiene la Caja Costarricense del Seguro Social junto a las instalaciones de Migración en La Uruca. Se le acusa por agresión y lesiones graves.

Según la denuncia de los vecinos ante el OIJ, eran constantes las amenazas, gritos e insultos por parte de Méndez, que vivía con su madre, de 92 años, la cual a menudo también se quejaba por los maltratos recibidos.

La madre quedó al cuidado de otros parientes.

Casos con este tipo de pacientes han surgido este año en Tibás, Guayabos de Curridabat y ayer en Desamparados, donde un sujeto amenazaba con un cilindro de gas.

(Información actualizada a las 7:12 p. m.)