El hombre fue capturado cuando intentó robarse un cuchillo dentro de la misma casa días después

Por: Hugo Solano 30 abril
Un joven de 20 años descuenta más de seis años de cárcel por robarse un cilindro como este en Corredores, Puntarenas.
Un joven de 20 años descuenta más de seis años de cárcel por robarse un cilindro como este en Corredores, Puntarenas.

El Tribunal Penal de Corredores, zona sur, dictó seis años y ocho meses de prisión, contra David José Quiel Agüero, de 20 años, quien el 3 de enero pasado se introdujo a una vivienda por la parte trasera y robó un cilindro de gas.

La oficina de prensa del Poder Judicial informó de que seis días después de ese robo, Quiel volvió a meterse a la casa del ofendido, de apellido Araya, e intentó apoderarse de un cuchillo de cocina, pero al momento en que ejecutaba la acción fue sorprendido dentro de la casa, por lo que se dio aviso a la Policía, que lo detuvo en el sitio.

Al individuo lo procesaron por robo agravado y tentativa de robo agravado y el 24 de abril le dictaron la sentencia condenatoria.

Quiel se sometió a un proceso abreviado, que es un mecanismo con el cual se evita elevar el caso a juicio y el acusado puede ser beneficiado una pena menor que si va a un juicio formal. Además, este tipo de procesos aligera la acción judicial.

Pese a ello, llevarse el cilindro de gas le costó al joven, oriundo de Corredores, la pena de seis años y ocho meses.

Quiel quedó a la orden de Adaptación Social para su internamiento un centro penal.

Condenas similares a esta constituyen un alto costo para el Estado y para los órganos policiales, por lo que en la Asamblea Legislativa se encuentra un proyecto para buscar otro tipo de sanción en caso de delitos menores.

De igual manera, mientras el Juzgado de Corredores se dicta esta pena, en Limón, el 13 de abril un juez dejó libres y sin medidas cautelares a cuatro individuos detenidos el día anterior con un cargamento de 1.235 kilos de marihuana.

Para cuando otra jueza rectificó lo dispuesto inicialmente por su colega, ya tres de los sospechosos se habían esfumado y siguen sin aparecer.