El ministro de Seguridad Pública pidió a la ciudadanía a denunciar los casos, ser más cautelosos y evitar delitos por descuido

 17 febrero, 2015

Comerciantes y vecinos de San Carlos recibieron este martes por segunda vez en menos de siete meses al jerarca de Seguridad Pública, quien se comprometió a fortalecer las acciones conjuntas de trabajo a favor de la ciudadanía de ese cantón alajuelense, cuyos índices de criminalidad han crecido en los últimos años.

El recién nombrado ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, hizo un llamado a la ciudadanía para que denuncie los delitos. Asimismo, solicitó cautela ya que muchos sucesos se presentan por descuido.

El funcionario reiteró su compromiso con la seguridad e indicó que en adelante habrá reuniones periódicas en aras de supervisar la gestión policial desarrollada en la zona, donde se han invertido más de ¢860 millones en patrullas, motocicletas y un microbús, a lo que se une el incremento de policías.

Los retenes policiales son parte de la estrategia en la zona norte para combatir la ola de robos y asaltos que desde el año pasado se incrementó en ese cantón.
Los retenes policiales son parte de la estrategia en la zona norte para combatir la ola de robos y asaltos que desde el año pasado se incrementó en ese cantón.

En la reunión también participó el subdirector del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Gerald Campos, por lo que ambas entidades buscan afianzar estrategias para fortalecer el trabajo en conjunto que desarrollan en la zona.

El objetivo de hoy era escuchar a los representantes de los comercios y elaborar un plan de trabajo que logre devolver la seguridad a los habitantes de San Carlos, el cantón más grande del país, que según datos divulgados ayer por el OIJ, encabeza las cifras del país en delitos como robo en viviendas y edificaciones, debido en parte al traslado de ladrones josefinos hacia esa región.

Sobre la urgencia de que los sancarleños denuncien todo tipo de delitos, los jerarcas indicaron que la idea es tener un mapeo más claro y dirigir así las acciones hacia donde más le afectan al sancarleño, para así devolver la paz a ese cantón.