Por: Carlos Láscarez S. 9 mayo, 2014

El movimiento de agentes fue constante las 34 horas. | MANUEL VEGA
El movimiento de agentes fue constante las 34 horas. | MANUEL VEGA

El Juzgado Penal del Segundo Circuito Judicial de San José dictó, antenoche, tres meses de prisión preventiva contra el hombre que se atrincheró durante 34 horas en su vivienda, tras dispararle a un peón de construcción.

El sospechoso responde al apellido Arce, de 46 años, quien fue aprehendido el martes, a las 9:30 p. m., por agentes del Servicio Especial de Respuesta Táctica (SERT) del OIJ, dentro de su casa en barrio Linda Vista de San Juan de Tibás.

Se le acusa de los delitos de tentativa de homicidio y resistencia agravada. Para lograr su aprehensión, los agentes especializados realizaron tres explosiones ensordecedoras cuando irrumpieron en el lugar. Pese a la rápida acción, el sospechoso opuso resistencia física a los agentes, que forcejearon con Arce para lograr esposarlo.

Uno de los obstáculos con que se toparon los agentes fue que la puerta principal estaba muy reforzada.

Entre las armas que tenía en su poder el sospechoso, había tres pistolas, un revólver, una carabina, una escopeta y 1.016 municiones.

Arce se parapetó desde el 5 de mayo a las 11:30 a. m., luego de que disparó contra el albañil Gerardo Ramírez Moya, de 46 años, quien laboraba en una construcción cercana a la casa del detenido.

En apariencia, el ruido que provocaba una batidora de cemento causó el fastidio de Arce, por lo que detonó un arma en tres ocasiones.

Francisco Segura, director de la Policía Judicial, afirmó que el despliegue costó unos ¢100 millones.

La Dirección de Armas y Explosivos comunicó que Arce obtuvo permiso de portación de armas en julio del 2012. Registra cinco armas a su nombre y se le venció la autorización al finalizar el primer semestre del 2013. Luego no la renovó.

En febrero pasado, luego de que se atendió un caso de aparente violencia doméstica, el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) le canceló de forma definitiva el permiso.