Refriega se dio entre ocupantes de dos vehículos, uno con placa panameña

Por: Carlos Láscarez S. 25 julio, 2013

El cuerpo de Quintero fue custodiado por la Fuerza Pública en el Hospital de Ciudad Neily. | FREDDY PARRALES
El cuerpo de Quintero fue custodiado por la Fuerza Pública en el Hospital de Ciudad Neily. | FREDDY PARRALES

La Cuesta, Corredores. Un muerto y un herido fue el saldo de una balacera desatada ayer entre ocupantes de dos vehículos en la comunidad de Cuervito.

La refriega se dio a las 11:30 a. m. frente al bar y restaurante Chicos, situado en Cuervito, a cuatro kilómetros de Paso Canoas, cantón de Corredores.

De acuerdo con informes de la Policía, al sitio llegaron inicialmente tres hombres a bordo de un vehículo Toyota Hilux, quienes se estacionaron frente al bar.

Luego de varios minutos de espera, se presentaron dos sujetos en un automóvil blanco tipo sedán, con placas panameñas, quienes tras hacer reclamos en voz alta dispararon en repetidas ocasiones contra dos de los tres ocupantes del otro carro.

Las víctimas fueron identificadas como Héctor Arturo Quintero Barboza, de 23 años, a quien propinaron cuatro balazos en la espalda. También sufrió una herida en la pierna derecha Luis Andrey Montero Quesada, de 20 años.

Llovieron balas. José Francisco Zúñiga Rivera, dueño del establecimiento, comentó que vio cuando se estacionaron los dos autos y minutos después escuchó entre seis y siete disparos, por lo que decidió esconderse.

“El bar aún estaba cerrado. Desayunaba con mi esposa y luego se escucharon varios disparos. Vimos cuando el automóvil blanco se marchó del lugar a gran velocidad”, contó el comerciante.

“Terminé casi debajo de mi cama junto con mi esposa y dos hijas. Nunca había pasado por una experiencia tan fea”, expresó Zúñiga.

Agregó que una vez fuera del local, observaron a dos hombres baleados; uno de ellos se quejaba mucho, mientras el otro logró llegar hasta el bar. Él tenía su camisa muy ensangrentada. Al notar la gravedad del sujeto, la esposa del comerciante alertó a la Cruz Roja de Laurel de Corredores, que se presentó en el sitio con dos ambulancias.

Montero llegó en condición estable al Hospital de Ciudad Neily, mientras a Quintero lo declararon fallecido poco después haber sido ingresado en ese centro médico.

Al sitio del enfrentamiento se trasladaron agentes de la Policía Judicial de Costa Rica y del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de Panamá.

Ellos hallaron en suelo panameño un maletín con varios paquetes envueltos en bolsas plásticas y cinta adhesiva, de apariencia similar a la de los bultos de droga. Los policías confirmaron que contenían barras de jabón.