Por: Carlos Arguedas C. 8 mayo, 2014

Un hombre de apellido Arce, de 46 años, que se atrincheró en su casa en Linda Vista de San Juan de Tibás durante 34 horas después de disparar contra un peón de construcción, poseía seis armas de fuego y 1.019 municiones.

Francisco Segura Montero, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), detalló que se trata de tres pistolas, un revólver, una escopeta y una carabina, todas cargadas y listas para ser usadas.

Explicó que Arce no pudo usarlas porque fue reducido en una rápida acción realizada por agentes del Servicio Especial de Respuesta Táctica (SERT) del OIJ.

“Las armas cortas las tenía en un salveque que llevaba en la espalda y no pudo sacarla. Aun así, opuso resistencia física pues se lanzó contra los agentes, quienes debieron forcejear con él para esposarlo”, manifestó Segura.

Esta era una de las armas; estaba cargada, lista para usarse. | OIJ PARA LN
Esta era una de las armas; estaba cargada, lista para usarse. | OIJ PARA LN

Arce se refugió en su casa el lunes 5 de mayo a las 11:30 a. m., luego de herir de bala a Gerardo Ramírez Moya, de 46 años, quien estaba trabajando en una construcción cercana a la casa del detenido, pues le molestaba el ruido de la obra.

El sujeto se negó a salir, lanzó improperios a la policía e incluso amenazó con disparar si intentaban sacarlo. Este hombre perteneció en el pasado al desaparecido Movimiento Costa Rica Libre, que era un grupo de extrema derecha.

Hacia las 9:30 p. m. del martes, fue reducido por agentes del SERT.

Segura dijo que encontraron cigarros de marihuana y una dosis de cocaína. “Suponemos, por su comportamiento, que todo el tiempo estuvo drogado”, alegó.

El director del OIJ lamentó que en los últimos meses personas con algún conflicto con la ley, se refugien en viviendas, y resaltó que este operativo en Tibás tuvo un costo de ¢100 millones para el OIJ.

Etiquetado como: