Fiscalía abrió causa a uno de ellos, pero se le permitió una medida alterna

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 6 marzo, 2015

Dos hermanos de 13 y 14 años llevaron una pistola de 9 milímetros al Colegio Deportivo de Limón, el cual se ubica en la localidad Colina del cantón caribeño, debajo de las graderías del estadio de fútbol.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Los oficiales de la Fuerza Pública recibieron esa información y este miércoles fueron al centro educativo.

De acuerdo con el reporte oficial, cuando los alumnos se perctaron de la llegada de los policías, intentaron huir, pero fueron apresados en la parte trasera del colegio.

Tras detenerlos, los oficiales llamaron a la madre de los jóvenes y, en presencia de ella, los registraron y decomisaron el arma y proyectiles que estaba en un bolso del hermano menor.

Los jóvenes fueron llevados a la Fiscalía Penal Juvenil. Esa entidad informó ayer de que, aparentemente, uno de los adolescentes había amenazado con el arma a un compañero.

La Fiscalía abrió una causa contra el muchacho por el delito de amenazas agravadas; sin embargo, ayer se realizó una audiencia y, con el aval de todos los involucrados, se decidió aplicar una medida alterna.

El adolescente se comprometió a asistir a charlas de manejo de la violencia y a mantenerse estudiando, para así evitar afrontar un juicio.

El Colegio Deportivo, al que asisten los jóvenes, funciona debajo de las gradas de un estadio. Ellos residen en una comunidad cercana. La Policía les decomisó una arma de calibre 9 milímetros. | RODOLFO MARTÍN Y MSP.
El Colegio Deportivo, al que asisten los jóvenes, funciona debajo de las gradas de un estadio. Ellos residen en una comunidad cercana. La Policía les decomisó una arma de calibre 9 milímetros. | RODOLFO MARTÍN Y MSP.

Diferencias. Aunque en la zona circuló la versión de que los menores querían defenderse porque eran víctimas de bullying , el director del centro educativo, Errol Alterna, lo descartó.

El funcionario dijo que los adolescentes son nuevos en el colegio y que, al parecer, existía una disputa entre personas de la comunidad en que viven.

Los jóvenes son vecinos de Viña del Mar, localidad que está detrás del centro educativo.

Alterna dijo no tener más detalles del asunto y agregó que el caso lo atenderían las autoridades judiciales.

Por su parte, la Fuerza Pública también comunicó que la pistola aparece inscrita a nombre de la compañía de seguridad Montero’s Target Security S. A. y que no había denuncia de robo.

No obstante, Manuel Montero, dueño de la empresa, afirmó ayer a La Nación que sí se había interpuesto una denuncia, pero solo ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y no en el Ministerio de Seguridad.

Montero relató que, hace aproximadamente un año, uno de los empleados fue víctima de un asalto.

“Se lo llevaron en la tarde y lo tiraron en una playa como a las 3 a. m. Le robaron el arma”, detalló el empresario, quien añadió que desconocía que la pistola apareció en manos de los alumnos.

Aunque se consultó a la Fiscalía si se conoció cómo obtuvieron el arma los jóvenes, la entidad no reveló más datos.