Sucesos

Estudiantes obtuvieron títulos de primaria, secundaria y universidad

635 reos graduados encarrilan sus vidas entre libros y aulas

Actualizado el 15 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Este año, 5.617 presidiarios se matricularon en todos los niveles

500 estudiantes se gradúan al año en promedio; de ellos, 5 sacan la universidad

Sucesos

635 reos graduados encarrilan sus vidas entre libros y aulas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

El gimnasio de la cárcel La Reforma está abarrotado. Hay custodios policiales por doquier. A un lado, están 88 reclusos sentados con su mejores galas: corbatas, sacos, pantalones de vestir, jeans y cabelleras brillantes. Al otro extremo, familiares y amigos de los reos aguardan el inicio del acto de graduación.

Huele a libertad, pese a que sobre las espaldas de esos reclusos descansan condenas de prisión hasta de 50 años por robos, narcotráfico, violaciones, secuestros y homicidios. No obstante, el pasado es lo que menos interesa en este evento.

Ellos son parte de los 635 reclusos –entre los cuales hay 140 mujeres– que encarrilaron sus vidas entre libros y salieron adelante con sus estudios dentro de las aulas de la prisión.

Ese grupo se graduó en las últimas dos semanas de las distintas modalidades de estudio que brinda el sistema penitenciario, desde alfabetización, primaria, tercer ciclo, bachillerato, universidad y varios cursos libres.

Tal es el caso de Carlos Hernández, de 44 años, quien apenas lleva 13 años y medio preso por una condena de 41 años originada en un homicidio calificado y un secuestro extorsivo. Él solo tenía el título de noveno cuando quedó detenido, pero sacó el bachillerato en prisión y ahora cursa la universidad.

Carlos Hernández (izquierda) y Yunen Rojas (lentes oscuros) fueron juramentados por la vicerrectora de la Universidad Estatal a Distancia, Ana Cristina Pereira, el miércoles en La Reforma, tras culminar el diplomado en Administración de Empresas. Arriba, aparece Luis Díaz, de 39 años, quien aprendió a leer y escribir en prisión. En total, allí se graduaron 88 reos. |  GRACIELA SOLÍS.
ampliar
Carlos Hernández (izquierda) y Yunen Rojas (lentes oscuros) fueron juramentados por la vicerrectora de la Universidad Estatal a Distancia, Ana Cristina Pereira, el miércoles en La Reforma, tras culminar el diplomado en Administración de Empresas. Arriba, aparece Luis Díaz, de 39 años, quien aprendió a leer y escribir en prisión. En total, allí se graduaron 88 reos. | GRACIELA SOLÍS.

El miércoles pasado obtuvo un diplomado en Administración de Empresas por la Universidad Estatal a Distancia (UNED) y lleva 10 materias aprobadas del bachillerato en Banca y Finanzas.

“Yo veo en el estudio una importante superación personal, lo veo como una oportunidad que cuando estuve en la calle, por tonto, no la aproveché.

”Llevo casi 15 años aquí y no deseo cometer más errores. Quiero aprovechar el tiempo, yo he visto gente muy pobre que estudia y sale adelante. Lo mío fue una falla garrafal, pero los errores son para aprender de ellos. Lo más importante es querer hacerlo. No importan las dificultades ”, manifiesta.

Por su parte, Marlon Pinell, de 29 años, cometió un delito sexual ocho años atrás en un momento en el que recuerda su vida como “sin rumbo”. Él expresó: “Mi sueño es llegar a la universidad. Cuando entré a la cárcel entendí que hay que aprovechar el tiempo al máximo, buscar la excelencia y no ser mediocre. Esto solo pasa cuando uno recapacita que lo que hizo fue malo. En el pasado quedan años que no volverán y, ahora, no se trata de lo que fui o hice, sino de lo que estoy haciendo”.

PUBLICIDAD

Matrículas. Alexis Sánchez, del área educativa de Adaptación Social, señaló que cada año se gradúan en promedio 500 reos de todas las modalidades. Por otro lado, indicó que en este mismo período hubo 5.617 presidiarios que se matricularon en todos los niveles.

Por ejemplo, hubo 614 reos que iniciaron cursos para aprender a leer y escribir, 1.526 para sacar la primaria, 1.128 para el tercer ciclo y 2.465 para el bachillerato. En el caso de la UNED, cada cuatrimestre se matriculan un promedio de 135 reos en distintas carreras y se gradúan cinco por año en promedio.

El sistema tiene 20 educadores del Ministerio de Justicia y 234 del Ministerio de Educación Pública, quienes dan lecciones a los reos.

Rita Tortós, quien lleva 13 años enseñando en diversos centros penales, explicó que la educación para adultos se orienta más a las necesidades e intereses del adulto.

“Ellos ya están formados y lo que buscan es cómo aplicar los contenidos en su vida diaria, en la resolución de conflictos en sus problemas cotidianos”, manifestó.

En prisión, la edad es lo de menos. Víctor Bermúdez, de 57 años, es el mayor de toda la generación y, desde el 2004 está preso por una condena de 25 años por un delito sexual. “Aquí saqué el sexto grado, noveno y ahora el bachillerato. Para mí es un orgullo haber logrado este título”, relata este hombre.

  • Comparta este artículo
Sucesos

635 reos graduados encarrilan sus vidas entre libros y aulas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota