Por: Carlos Arguedas C. 22 octubre, 2013

Un nuevo plazo de 10 meses otorgó el Gobierno a los trabajadores extranjeros que están en el país con visa de turista vencida con el fin de que puedan poner a derecho su condición migratoria y obtener el permiso laboral necesario.

El Ministerio de Gobernación informó de que la medida quedó oficializada ayer lunes, con la publicación de un decreto ejecutivo.

La decisión beneficia expresamente a migrantes que se desempeñan en labores agrícolas y de construcción, así como a mujeres provenientes de países centroamericanos que están dedicadas al servicio doméstico.

En comunicado de prensa, Gobernación detalló que para poder aprovechar esta disposición, los interesados deben demostrar que mantienen una relación laboral continua, al menos desde el 18 de setiembre de este año, fecha en que se inició la amnistía migratoria.

El propósito de esta nueva prórroga es que los extranjeros presenten certificaciones de su nacionalidad, los antecedentes penales, así como otros requisitos. Tienen tiempo hasta el 31 de julio del 2014.

Lo anterior significa que a partir del 1.° de agosto del año próximo, se cobrará una multa de $100 por mes a quienes trabajen con visas vencidas o indocumentados.

También se aplicarán sanciones económicas a los patronos de extranjeros indocumentados; las multas están establecidas en la Ley General de Migración y Extranjería que entró a regir el 1.° de marzo del 2010.

Para el viceministro de Gobernación, Freddy Montero Mora, esta moratoria es una excepción que busca fomentar la justicia social y la solidaridad laboral, pues con esto los trabajadores migrantes estarán amparados a las mismas garantías sociales que, por ley, cubren a los costarricenses.

El viernes anterior organizaciones de nicaragüenses anunciaron que habían solicitado al Gobierno una suspensión temporal del cobro, al alegar que los costos para obtener los documentos son muy altos y los salarios no alcanzarían para cubrirlos en corto plazo.