Sistema de alta presión en el Caribe provoca las ráfagas

Por: Hugo Solano 19 marzo
Este sábado en la tarde dos kayakistas se vieron en apuros cerca de isla San Lucas, cuando el mar picado por el viento volcó a uno de ellos y los arrastró al perder un remo.
Este sábado en la tarde dos kayakistas se vieron en apuros cerca de isla San Lucas, cuando el mar picado por el viento volcó a uno de ellos y los arrastró al perder un remo.

Las condiciones ventosas que prevalecen en gran parte del país seguirán este domingo y todavía mañana lunes, según informes del Instituto Meteorológico Nacional.

Un sistema de alta presión localizado sobre el Golfo de México ocasiona las ráfagas, al conservar altos valores de presión atmosférica sobre Centroamérica y el mar Caribe.

De acuerdo con el IMN, desde la madrugada de este domingo las velocidades del viento alcanzaron los 50 kilómetros por hora en San José, Heredia y Alajuela, mientras que Santa Ana fueron de 73 km/h y en el volcán Irazú de 74 km/h.

Guanacaste también registró ráfagas de hasta 67 km/h en Liberia y de 45 km/h en Santa Cruz.

El IMN estima que el sistema de alta presión mantenga su influencia sobre el territorio nacional durante todo este domingo e inicios de la próxima semana, por lo que se anticipa que dichas condiciones ventosas generen ráfagas de viento fuerte, principalmente en el Caribe, el Valle Central y la zona norte.

Para este domingo no se esperan lluvias en el Valle Central ni en el resto del país, salvo algunas lloviznas en las montañas del Caribe y la zona norte.

Se esperan altas temperaturas diurnas en la mayor parte del país.

El IMN recomienda precaución a los capitanes de embarcaciones y a los pilotos de aeronaves pequeñas.

El sábado, la lancha de la Unidad Naval de Bomberos rescató a dos hombres cerca de isla San Lucas, Puntarenas, al volcarse su Kayac, producto de un fuerte oleaje provocado por el viento.

Los jóvenes hacían deporte y uno de ellos volcó y perdió uno de sus remos.

Según el reporte de Bomberos, su compañero intentó ayudarle pero, por lo picado del mar, más bien fueron alejados de la costa y arrastrados a dos millas náuticas de la isla San Lucas.

Al final, los bomberos lograron rescatarlos en buenas condiciones.