Allanaron ayer su casa, la oficina y una bodega en busca de facturas y productos

Por: Carlos Arguedas C. 14 junio, 2014

El Ministerio Público liberó a un empresario costarricense vinculado al contrabando de cigarrillos y licor, tras permanecer detenido poco más de tres horas mientras la Policía allanaba ayer su casa, en Cipreses de Curridabat.

Se trata de un comerciante de apellido Guerra, de 39 años, quien es investigado por el delito de defraudación fiscal aduanera, penado con una alta multa y con prisión de tres a cinco años.

El arresto momentáneo de Guerra formó parte de un amplio operativo realizado en San José, Heredia y Limón, por agentes de la Policía de Control Fiscal (PCF) del Ministerio de Hacienda y la Dirección de Inteligencia Policial (Dipol) del Ministerio de Seguridad Pública, en coordinación con la Fiscalía Adjunta de Delitos Económicos y Tributarios.

Tatiana Vargas, encargada de prensa del Ministerio Público, explicó que la detención de Guerra se ejecutó “por protocolo” y para seguridad de los encargados del allanamiento en su vivienda.

Agregó que en esa acción se decomisaron documentos y computadoras, pero será hasta el lunes que el fiscal adjunto de Delitos Económicos, Wagner Molina, entregue un informe sobre el caso.

La Policía ejerció una fuerte vigilancia durante el allanamiento a la casa del empresario investigado, ubicada en Cipreses de Curridabat. | MSP PARA LN.
La Policía ejerció una fuerte vigilancia durante el allanamiento a la casa del empresario investigado, ubicada en Cipreses de Curridabat. | MSP PARA LN.

De larga data. Las pesquisas alrededor de Guerra se iniciaron hace unos dos años. Desde entonces, en diversas ocasiones se han encontrado vehículos con cigarrillos y licores al parecer relacionados con este empresario.

En un comunicado, el Ministerio de Hacienda detalló que, de los allanamientos ayer, el principal objetivo era la vivienda de Guerra, donde ubicaron facturas de compra de cigarrillos a un proveedor en Panamá, así como facturas por venta de cigarrillos a clientes o comercios en el país.

Asimismo, se informó de que en el lugar había chalecos antibalas y armas, sin detallar de qué tipo ni la cantidad.

Hacienda comunicó que en una bodega en San Francisco de Dos Ríos, en San José, se encontró papelería que es utilizada en los almacenes fiscales, así como etiquetas falsas de licores, en tanto en otra bodega en Coronado había botellas de licores, listas para ser llenadas.

Ni las autoridades de Hacienda ni del Ministerio Público se refirieron al monto de la evasión fiscal que se investiga, pues se alegó que todavía tienen pendientes algunos cálculos.

Afectación al fisco. Precisamente, esta acción policial se produjo en momentos en que los decomisos de licores y cigarros de contrabando alcanzan una cifra récord.

Estadísticas de la PCF muestran que en cigarros se incautaron de 21,8 millones de unidades en el 2013, nueve veces más que durante el año previo. Los datos también revelan que el auge se mantiene para este año, pues solo en los dos primeros meses se decomisaron 14 millones de unidades.

En el caso de las bebidas alcohólicas, las autoridades fiscales confiscaron 260.000 litros el año pasado. Eso significó un incremento del 64% en comparación con el 2012.

El viceministro de Ingresos, Fernando Rodríguez, dijo que los operativos demuestran el compromiso del Gobierno para combatir el contrabando y el crimen organizado, al reiterar que el objetivo es erradicar la evasión fiscal.

Por su parte, Gustavo Mata, viceministro de Seguridad Pública, indicó que se intensificarán los controles en carreteras para evitar nuevos contrabandos.