Situación fue elevada al Consejo Superior del Poder Judicial

Por: Gustavo Fallas M. 10 septiembre, 2016
Un comerciante se presentó al OIJ para denunciar que el estafador le estaba pidiendo ¢4 millones para frenar la supuesta diligencia policial. | ARCHIVO.
Un comerciante se presentó al OIJ para denunciar que el estafador le estaba pidiendo ¢4 millones para frenar la supuesta diligencia policial. | ARCHIVO.

Personas que llegan al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para gestionar alguna denuncia están siendo fotografiadas desde un teléfono celular por terceros.

Esa situación se viene dando desde julio en la Oficina de Denuncias del OIJ en San José, según Wálter Espinoza Espinoza, director de ese cuerpo policial.

De acuerdo con Espinoza, además de los usuarios, también se han detectado casos donde son fotografiados algunos funcionarios.

Por esa razón, el jerarca del OIJ elevó la preocupación ante el Consejo Superior del Poder Judicial, el cual, el 9 de agosto anterior, le respondió que tomara las medidas necesarias para que eso no se repita.

“Se tiene claro que las oficinas del Poder Judicial forman parte de un espacio público, así como el principio de transparencia bajo el cual se ejerce la función pública; no obstante, es mi deseo externarle a este honorable Consejo, para que sea valorado el riesgo que esa actuación implica, de exponer a los usuarios que acuden a realizar alguna denuncia.

”Resulta sumamente preocupante para la Dirección General este tipo de prácticas, por un lado, por el grado de confidencialidad y secreto que revisten todas las denuncias judiciales y la identificación de las personas ofendidas, principalmente, las relacionadas con delitos sexuales, violencia doméstica, personas en condición de vulnerabilidad, menores de edad, entre otras”, detalló Espinoza en la misiva enviada al Consejo.

Consultado sobre la preocupación, Espinoza comentó que los fotografiados son tanto mujeres como hombres.

Quienes usan el celular para cometer esa acción son personas que están esperando su turno en la oficina o que son acompañantes de algunos denunciantes.

“Quienes vienen aquí a denunciar vienen porque tienen un problema y quieren acusar a alguien. Nosotros no sabemos quién es la persona que le está tomando la fotografía, si se trata de alguien que va a alertar a alguien o si va a tomar la fotografía para extorsionarlo”, expresó el funcionario judicial.

La captura de imágenes se daba cuando la persona estaba descuidada o se levantaba para ser atendida por el funcionario que le tomará la denuncia.

Medidas. El jerarca del OIJ indicó que ante estos casos que se han venido dando, tomó la decisión de comunicar a las oficinas del país que no deben permitir que los usuarios sean fotografiados.

Asimismo, serán colocados rótulos en los que se indica dicha prohibición.

En caso de que alguna persona sea sorprendida tomándole fotografías a algún denunciante, se le avisará a la seguridad del lugar para que la saque.

El teléfono celular no se le podrá decomisar, pues eso es algo que solo se puede hacer con una orden de un juez.

Espinoza aseguró que esa rotulación será puesta en los próximos días.

La oficina de Denuncias del OIJ funciona de lunes a viernes, las 24 horas del día. Allí se reciben denuncias por todo tipo de delitos, desde abusos sexuales hasta amenazas de muerte.

En algunos casos, los ofendidos son menores de edad, lo que preocupa aún más al OIJ en lo que toma de fotos se refiere.

Etiquetado como: