Mujer y su esposo, de origen alemán, enfrentan proceso penal en El Salvador

Por: Carlos Arguedas C. 4 octubre

Una exasesora de la cancillería de El Salvador y su esposo de origen alemán, conforman la pareja que intentó ilegalmente adoptar una niña costarricense, que novios ticos ofrecieron por medio de una página en Internet.

Así se determinó con base en diferentes publicaciones hechas por la Fiscalía General de la República (FGR), en El Salvador, y de medios periodísticos de aquella nación.

Esta es la clínica ginecológica de Soyapango El Salvador, donde atendieron a la mujer costarricense. En criterio de las autoridades salvadoreñas el lugar no reune las condiciones para atender un parto.
Esta es la clínica ginecológica de Soyapango El Salvador, donde atendieron a la mujer costarricense. En criterio de las autoridades salvadoreñas el lugar no reune las condiciones para atender un parto.

El caso es conocido en El Salvador desde junio pasado, pero trascendió en nuestro país este martes cuando el Ministerio Público informó sobre la detención de un hombre de apellido Cornejo Moya, de 30 años, como sospechoso de entregar en adopción de manera ilícita a una hija suya.

Mientras se concluye la investigación el sujeto, quien es vecino de Cartago, permanecerá seis meses en prisión preventiva.

La madre de la niña, cuya identidad mantuvo en reserva la Fiscalía, está en libertad, pero el Ministerio Público se negó a aclarar si está en calidad de testigo o en espera de más pruebas para incluirla como implicada en el proceso penal.

Entre tanto, la niña que ya tiene un año y un mes, está bajo custodia del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA).

Historia.

El asunto se hizo público en El Salvador cuando la Fiscalía General de la República (FGR) de esa nación, en un comunicado de prensa del pasado de 2 junio, informó sobre la acusación formal en contra de un ciudadano alemán de apellido Schulz y su esposa salvadoreña, apellidada Garza Alvarenga.

En el informe se detalló que el hombre se desenvuelve como consultor internacional y la segunda es asesora del despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En aquel momento señalaron que ambos fueron capturados por intentar adoptar a una bebé de origen tico, de manera ilícita. Se les imputaron los delitos de suplantación y alteración del estado familiar, así como falsedad ideológica.

El Juzgado Décimo de Paz de San Salvador dejó en libertad a los imputados, pero les impuso como medidas sustitutivas a la detención, no salir del país, no acercarse a la víctima y presentarse cada 15 días a firmar a un despacho judicial.

Garza dejó de laborar en la cancillería de El Salvador en una fecha no precisada.

Nexo tico

De acuedo con las pesquisas policiales, este asunto surgió en el 2016 cuando Cornejo Moya y su novia se enteraron de que tendrían una hija. Al parecer, ambos coincidieron en que no podrían encargarse de la menor, por lo que, supuestamente, Cornejo publicó un anuncio en un sitio web para dar en adopción a la bebé.

Fue entonces que la pareja salvadoreña-alemana se interesó en la propuesta.

Al parecer, los adoptantes acordaron pagar el viaje de la pareja de ticos por vía aérea y el de regreso a Costa Rica, el hospedaje, alimentación y todo lo relacionado con el parto.

Los ticos fueron a El Salvador en julio del 2016 y la mujer dio a luz en agosto de ese mismo año. Al parecer, mientras la madre de la niña estuvo allá, dijo a su familia que se encontraba en una pasantía.

Esta es la sala de partos de la clínica en Soyopango, El Salvador.
Esta es la sala de partos de la clínica en Soyopango, El Salvador.

"Desde que traen a la víctima al país, la llevan a una clínica en Soyapango, la cual a criterio nuestro, no reúne las condiciones de salubridad necesarias; los controles médicos y hasta el parto quedaron registrados con el nombre de la imputada (Garza Alvarenga)", explicó la jefa de la Unidad Fiscal de El Salvador, Violeta Olivares, en el comunicado de prensa de junio pasado.

La fiscalía costarricense informó de que Garza y Schulz son parte del proceso en nuestro país y figuran como imputados. "Ya se realizan las gestiones necesarias para presentarlos ante la justicia costarricense", comunicaron las autoridades.

Según las autoridades nacionales las pesquisas en territorio tico empezaron el 31 de agosto, cuando la abuela materna interpuso la denuncia.