OIJ tiene unas 20 denuncias por hechos similares

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 11 febrero, 2016

Una empresa que se dedica a la venta de materiales para la construcción denunció que fue víctima de una estafa de ¢130 millones mediante el método de una llamada telefónica para una compra falsa.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó que se trata de una compañía ubicada en el Gran Área Metropolitana.

De acuerdo con información de esa Policía, los hechos ocurrieron el pasado martes 9 de febrero cuando un empleado de la compañía recibió una llamada telefónica de un sujeto que se identificó como un médico de una clínica privada.

El OIJ pidió a la ciudadanía no brindar información privada a terceros en situaciones sospechosas.
El OIJ pidió a la ciudadanía no brindar información privada a terceros en situaciones sospechosas.

El supuesto cliente solicitó una cotización de varios materiales y, posteriormente, le dijo al vendedor que le haría un depósito de ¢1,6 millones.

Sin embargo, poco después, volvió a llamar para decirle al empleado de la empresa que no se podía hacer la transferencia por lo que iba a hacer una llamada de tipo conferencia con un funcionario de un banco, quien supuestamente los guiaría con la transacción.

La víctima de esta estafa creyó que la llamada realmente era de un banco y le dio información como números de tarjeta y clave de la empresa. De inmediato, el empleado de la compañía recibió otra llamada que sí era del banco para avisarle que se estaban haciendo transacciones de grandes montos a cuentas de terceros.

El afectado pidió que se bloqueara la tarjeta, pero, para ese momento, los estafadores ya habían logrado sustraer ¢130 millones. Ese mismo día, la empresa interpuso una denuncia en la sección de Fraudes del OIJ.

La Policía detalló que, según las pesquisas preliminares, las personas dueñas de las cuentas en la que se depositó el dinero se presentaron a realizar retiros de dineros en cajeros automáticos de diferentes lugares y, cuando llegaban al límite de retiros permitidos, se presentaron en ventanillas de sucursales para solicitar el dinero.

El OIJ tiene otras denuncias de este modo de operar, donde los ofendidos son personas físicas que tienen a la venta vehículos, propiedades u otros bienes. En total, la Policía ha recibido más de 20 quejas donde el monto de lo estafado supera los ¢57 millones.

Etiquetado como: