Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 13 marzo, 2014

Apenas cumplió la mayoría de edad, Francisco Delgado Montero (hoy de 40 años) viajó a Estados Unidos en busca del sueño americano.

El joven estuvo en Miami y luego se mudó a Nueva Jersey, donde tuvo distintos trabajos, hasta que se incorporó a una compañía de iluminación.

A los años, el costarricense se casó, tuvo hijos, se convirtió en un ciudadano estadounidense y creó su propia empresa de iluminación. Sin embargo, en el 2008, la crisis financiera hizo que su firma quebrara y él regresó a Costa Rica.

Esos hechos fueron narrados por el abogado de Delgado, Stanislao German, ante la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Con base en el testimonio del imputado, el jurista comentó que Delgado volvió a Costa Rica, abrió un salón de belleza y una tienda de ropa, pero tenía la esperanza de regresar a Estados Unidos.

Según alegaron, el hombre conoció a un “estafador y lavador de dinero llamado Robert Cox”. Este hombre fue asesinado, en Santo Domingo de Heredia, el 30 de junio del 2012.

El defensor German dijo que Cox convenció a Delgado para que lo acompañara en sus viajes de negocios.

En uno de los testimonios, el acusado comentó: “(Cox) me dijo que viajaría a Nueva York y que no estaba familiarizado con la zona, que si le podía servir de chofer (...). Acepté y viajé a finales de febrero o inicios de marzo del 2012.

”Él recogía grandes sumas de dinero en efectivo y lo dejaba con otros coconspiradores, cuya función era colocar el dinero en cuentas bancarias”, dijo.

Delgado se declaró culpable el 24 de julio del 2013 y está a la espera de la sentencia.

Etiquetado como: