Fiscalía afirma que oficiales facilitaron el ingreso de seis indocumentados

 29 julio, 2014

Los Chiles. La Fiscalía de Los Chiles atribuyó a dos oficiales de la Fuerza Pública de apellidos Lewis y Hurtado, el haber recibido ¢10.000 cada uno por dejar pasar de manera ilegal a seis nicaragüenses.

Ese cargo lo planteó el Ministerio Público durante una audiencia que se realizó ayer en el Juzgado Penal de Los Chiles, donde se solicitó que a los oficiales se les impusieran medidas cautelares distintas a la prisión preventiva. No fue posible conocer el tipo de sanciones que se pidieron.

A las 4:20 p. m., cuando terminó la diligencia, el juez penal anunció que las medidas serán anunciadas en las próximas horas. En tanto, los policías permanecen detenidos en celdas de la Fuerza Pública en Los Chiles.

Por esta causa, a los policías se les abrió un proceso penal como sospechosos del delito de cohecho propio (recibir una dádiva para no actuar como correspondería a sus funciones) que es castigado, según el artículo 348 del Código Penal, con prisión de dos a seis años y la inhabilitación del cargo de 10 a 15 años. También está preso otro tico de apellido Bonilla, a quien el fiscal Randall Miranda atribuye el delito de coyotaje o tráfico de extranjeros indocumentados, que es penado con prisión de tres a ocho años de prisión, según la Ley General de Migración.

Contra Bonilla se pidió prisión preventiva, pero esta solicitud tampoco fue resuelta por el juez.

La captura de los policías –que estaban en servicio y, por ende, uniformados– la hicieron el sábado anterior compañeros de trabajo, informó el comisionado Alan Obando, director regional de la Fuerza Pública.

Hurtado, quien tiene 20 años de laborar para el Ministerio de Seguridad Pública, y Lewis con 15, fueron sorprendidos en el sector El Jobo, minutos después de que seis nicaragüenses indocumentados se quejaran de que los detuvieron pese a haber pagado a un coyote alrededor de ¢50.000, de los cuales entregaron ¢20.000 a los policías.

Los policías, de apellidos Hurtado y Lewis, ambos de 40 años, fueron detenidos el sábado anterior en El Jobo de Los Chiles. Ayer fueron llevados al Juzgado Penal de Los Chiles. | CARLOS HERNÁNDEZ
Los policías, de apellidos Hurtado y Lewis, ambos de 40 años, fueron detenidos el sábado anterior en El Jobo de Los Chiles. Ayer fueron llevados al Juzgado Penal de Los Chiles. | CARLOS HERNÁNDEZ

Diligencias y evaluación. La Fiscalía de Los Chiles ordenó el domingo recibir la declaración de los nicaragüenses antes de que fueran deportados. Esa diligencia se llama anticipo jurisdiccional de prueba, y allí los ilegales afirmaron haber pagado dinero para que les facilitaran el ingreso al país.

Además, los extranjeros participaron en un reconocimiento físico cuyo resultado no trascendió.

Alan Obando manifestó que hace varias semanas se inició un operativo denominado “control sobre control”, que incluye investigar actuaciones dudosas de sus subalternos. Esto fue lo que permitió la captura de los dos funcionarios.

Obando advirtió de que será implacable en la persecución de aquellos policías que cometan actos de corrupción.

También en el sector de Los Chiles, hace 10 días, la Fuerza Pública detuvo a otro coyote de apellido Lacayo y de nacionalidad nicaragüense. Se le dictaron tres meses de prisión preventiva.

Este fue detenido luego de que ayudara a cinco compatriotas suyos a pasar clandestinamente a suelo nacional, a cambio del pago de ¢60.000.

Esos indocumentados se dirigían a Barranca, Puntarenas, para laborar en agricultura.