Policía detuvo a un familiar de 24 años, pero por falta de pruebas lo dejó libre

 14 julio, 2014

La desaparición de la niña Yerelyn Guzmán Calvo, de 6 años, desde el pasado viernes tiene angustiados a sus familiares y a muchos vecinos del barrio San Martín de Santo Domingo de Heredia.

Pese a que sus padres denunciaron la desaparición desde el viernes a las 7 p.m., los rastreos hechos por la Policía y cuerpos de socorro hasta ayer en la noche no habían dado resultados.

Los familiares de la niña denunciaron que un primo del padre de la menor, de apellido Guzmán y de 24 años, fue quien sustrajo a la menor de la casa, lo que motivó un operativo para detenerlo.

A eso de las 11 p. m. del sábado, el sujeto fue detenido, pero no dio detalles sobre al paradero de la niña.

Familiares y vecinos de la niña desaparecida se encargaron de pegar volantes con la foto de la menor por los alrededores de Santo Domingo para dar con el paradero de la niña. | DIANA MÉNDEZ
Familiares y vecinos de la niña desaparecida se encargaron de pegar volantes con la foto de la menor por los alrededores de Santo Domingo para dar con el paradero de la niña. | DIANA MÉNDEZ

El sujeto fue entregado a la Fiscalía Adjunta de Heredia quien le decomisó la ropa que andaba puesta para determinar si las prendas tenían algún rastro de la chiquita.

Horas después, el sospechoso fue dejado en libertad, pero la Fiscalía solicitó a la Policía de Migración emitir una alerta en las fronteras de Paso Canoas, en la zona sur y Peñas Blancas, en la zona norte para impedir que intenten sacar a la niña del país.

Familiar sospechoso. Hellen Calvo, madre de la menor contó que Guzmán, el sospechoso, fue la última persona con quien vieron a la niña.

“Una señora de una pulpería, aquí a los 50 metros nos dijo que él llegó con mi hija a comprar algo y luego no regresó más”, agregó la madre.

Jennifer Aguilar, vecina de la menor, dijo que era normal ver al joven frecuentar la casa de la niña.

“Ese muchacho siempre andaba con ellos, recogía a los hermanitos de Yerelyn en la escuela. Jamás a nadie se le ocurriría que podría hacer algo así”, agregó la vecina.

La madre confirmó que los niños salían con el sospechoso ese mismo viernes. “Temprano, mis hijos (Jorge Luis, de 10 años, José Antonio, de 7 y Yerelyn) me dijeron que si podían ir con él a recoger chatarra y yo lo vi bien y les di permiso; no lo vi mal ”, manifestó.

Etiquetado como: