Por: David Delgado C. 23 abril, 2015
La cárcel El Buen Pastor alberga unas 650 mujeres. | ARCHIVO.
La cárcel El Buen Pastor alberga unas 650 mujeres. | ARCHIVO.

Han pasado cuatro meses desde que la Sala Constitucional obligó al Ministerio de Justicia a proveer de toallas sanitarias a las reclusas de la cárcel El Buen Pastor, pero el problema sigue.

La Defensoría de los Habitantes denunció este miércoles que las privadas de libertad no están recibiendo tales implementos de higiene.

Al respecto, existen dos sentencias recientes de la Sala Constitucional, una de diciembre del 2014 y otra del 23 de enero del 2015 , en las que se ordena la entrega de toallas.

“Merece especial atención y una solución inmediata, de parte de las autoridades penitenciarias, la falta de provisión de toallas sanitarias a las privadas de libertad, debido a que, al ser un implemento de higiene personal, su privación pone en riesgo la salud de los órganos sexuales femeninos”, expresó Montserrat Solano, defensora de los Habitantes.

En una comunicación dirigida a la ministra de Justicia, Cristina Ramírez, la defensora le solicitó desde el 15 de abril que le informe, en el plazo de cinco días, la fecha en que se iniciará con el abastecimiento de toallas sanitarias a las reclusas.

En diciembre del 2014, tres jueces del Tribunal de Juicio de Alajuela reclamaron las toallas para las mujeres, al constatar durante una visita carcelaria, que allí no se las suministraban. Consideraron que esto constituía una lesión al derecho a la salud de las mujeres.