Se trata de 24.000 unidades que podrían ser destruidas en los próximos días

Por: Hugo Solano 7 marzo, 2014

Más de 24.000 unidades de productos cosméticos fueron decomisadas por la Policía de Control Fiscal (PCF) del Ministerio de Hacienda en un almacén fiscal en Heredia.

Una denuncia de que habían ingresado al país mercancías sin los respectivos registros sanitarios del Ministerio de Salud, alertó a los funcionarios de la PCF que comprobaron el delito tras acudir al almacén fiscal donde realizaron la inspección física de la mercancía y de la documentación que respaldaba su ingreso al país.

Ante la ausencia de los permisos correspondientes, se procedió a decomisar 24.614 unidades de productos entre los que se encuentran sombras para ojos, base para maquillaje, desodorantes, toallas desmaquillantes, toallas húmedas y esmaltes para uñas que iban para la tienda de un reconocido centro comercial.

En un almacén fiscal de Heredia se constató que los productos, procedentes de Turquía, no tenían permisos del Ministerio de Salud.
En un almacén fiscal de Heredia se constató que los productos, procedentes de Turquía, no tenían permisos del Ministerio de Salud.

Se logró comprobar que algunos productos no contaban con los registros exigidos por el Ministerio de Salud, los cuales son necesarios para desalmacenar materias primas para medicamentos, cosméticos y equipos médicos.

Además, una parte de la mercancía fue importada utilizando registros sanitarios que correspondían a otro tipo de productos que no fueron testificados en la Declaración Única Aduanera (DUA), lo que hace suponer una defraudación fiscal.

Luis Alonso Bonilla, director de ese cuerpo policial, dijo que ya se identificó a la persona a cargo de la importación, procedente de Turquía y, en caso de que el monto de lo dejado de percibir por parte del fisco supere los $50.000, el caso se eleva al Ministerio Público que procede con una acusación penal que podría terminar con cárcel.

Caso contrario, el importador se expone a multas altas por la falta aduanera.

De igual manera, se podría suspender la licencia a los transportistas, al almacén y a otros actores de la importación que al constituirse como auxiliares de la función pública ejercen como garantes de que el producto descargado entró con toda la documentación a derecho, dijo Bonilla.

En el caso de la mercadería sin permiso sanitario se procede a su destrucción.

La Policía de Control Fiscal tiene a disposición de la ciudadanía el número telefónico 2539-6800 para cualquier denuncia confidencial.