Migración también le prohibió ingresar a nuestro territorio en los próximos 25 años

Por: Diego Castillo 21 febrero, 2016

Un nicaragüense de apellidos Alvarado Rayo, de 39 años, fue expulsado de Costa Rica el viernes, luego de cumplir una condena por seis delitos de abuso sexual contra menores.

Además de expulsarlo, Costa Rica le prohibió la entrada durante los próximos 25 años.

La Dirección General de Migración comunicó que las medidas contra Alvarado se tomaron por considerar que su presencia en territorio tico pone en riesgo a la población infantil.

“Esta Dirección está a la defensa de la seguridad de toda persona menor de edad y no permite hechos que amenacen su integridad”, comentó la directora de Migración, Kathya Rodríguez.

La Policía de Migración llevó al extranjero el viernes al puesto fronterizo de Peñas Blancas, en Guanacaste, donde lo entregó a las autoridades migratorias de Nicaragua. | DIRECCIÓN DE MIGRACIÓN PARA LA NACIÓN.
La Policía de Migración llevó al extranjero el viernes al puesto fronterizo de Peñas Blancas, en Guanacaste, donde lo entregó a las autoridades migratorias de Nicaragua. | DIRECCIÓN DE MIGRACIÓN PARA LA NACIÓN.

Para sacar al sujeto de Costa Rica, la Policía de Migración lo trasladó, vía terrestre, al puesto fronterizo de Peñas Blancas, en Guanacaste, donde fue entregado a las autoridades migratorias de Nicaragua.

Alvarado contaba con residencia permanente aquí, pero Migración se la canceló.

Condena. El extranjero había sido condenado en el 2005 por abusar sexualmente de menores en Alajuela, así como en Puriscal y Santa Ana de San José.

Al sujeto se le había sentenciado a cumplir a 24 años de cárcel (cuatro años por cada delito), pero se le adecuó a 12 años porque en caso de reiteración del delito, la legislación dicta que la condena no puede exceder al triple de la pena mayor individual.

Alvarado salió de prisión en diciembre del 2015 y, de inmediato, fue puesto a las órdenes de la Policía de Migración, la cual lo mantuvo retenido en el Centro de Aprehensión Temporal de Extranjeros en Condición Irregular, ubicado en Hatillo.

Posteriormente, Migración le notificó la cancelación de su residencia y le otorgó un periodo para que pudiera apelar la decisión, pero como no lo hizo, la misma quedó en firme y, este viernes, se procedió a su expulsión.

Procedimiento. La Ley General de Migración y Extranjería, número 8.764 y vigente desde marzo del 2010, le da la potestad a las autoridades migratorias de expulsar a personas que consideren peligrosas y de prohibir su ingreso por un periodo de hasta 25 años.

“Los centros penitenciarios nos notifican con bastante antelación cuando un extranjero va a cumplir la condena para que nosotros analicemos el caso”, comentó Allen Ulloa, vocero de la institución.

Migración indicó que esta es la segunda ocasión en que, amparados en esta norma, expulsa a un extranjero del país, aunque la entidad no dio detalles del caso anterior.