Por: David Delgado C. 9 marzo, 2015

El préstamo del BID contempla la creación de 15 unidades productivas para albergar a unos 2.700 reos de baja contención. | ARCHIVO
El préstamo del BID contempla la creación de 15 unidades productivas para albergar a unos 2.700 reos de baja contención. | ARCHIVO

La firma encargada de construir las instalaciones que albergarán el Centro Cívico para la Paz en Santa Cruz, Guanacaste, presenta un atraso en el cumplimiento de los plazos del contrato por $2,8 millones suscrito el 15 de mayo del 2014.

Así lo confirmó el viernes pasado a La Nación Gonzalo Elizondo, quien es coordinador de la Unidad Ejecutora del Programa para la Prevención de la Violencia y Promoción de la Inclusión Social.

Se trata de la firma Constructora Mavacón S. A., la cual ganó otros tres contratos, en junio del 2014, para levantar delegaciones policiales en Guararí (Heredia), Carrandi (Matina) y Palmares, por $3,8 millones.

La construcción de esas últimas obras todavía no se ha iniciado. No obstante, Elizondo reconoció que el levantamiento del centro cívico en Santa Cruz debería estar avanzado, pero la obra tiene un atraso que detectaron durante una inspección.

“Ellos han asumido compromisos que no hemos visto realizados”, dijo Elizondo. El funcionario no detalló la magnitud del atraso en las obras pues están en proceso de investigación.

Según añadió, el retraso implica que se le debe abrir un proceso administrativo a la compañía, de la mano con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para definir el futuro del contrato.

“Hemos pedido explicaciones a la compañía y estamos en ese proceso”, manifestó.

¿Qué pasará, entonces, con las tres delegaciones policiales pendientes? Por ahora, Elizondo señaló que deben esperar a que avance el proceso por el retraso con el Centro Cívico para la Paz de Santa Cruz y ver si se corrige o no la tardanza.

Elizondo añadió que esta empresa tiene amplia experiencia en construcciones con otros ministerios y les sorprende que, eventualmente, haya un estado de insolvencia. “Eso me asusta”, expresó el coordinador.

Se intentó consultar al representante de la Constructora Mavacón, José Malaquías Vargas, las razones por las cuales hay un retraso, pero no fue posible obtener una respuesta.

A pesar de que se le dejó un mensaje en su casa de habitación y se le envió un correo electrónico a su empresa, no contestó por ningún medio.