Choferes de taxi presentes en el sitio lo vieron como una provocación

Por: Monserrath Vargas L. 24 junio
La tarde de este sábado 24 de junio, una decena de conductores de Uber desfiló frente a la parada de taxis ubicada en el edificio Dr. Franklin Chang Díaz, en Pavas.
La tarde de este sábado 24 de junio, una decena de conductores de Uber desfiló frente a la parada de taxis ubicada en el edificio Dr. Franklin Chang Díaz, en Pavas.

En presencia de la Fuerza Pública, una decena de conductores de Uber desfiló la tarde de este sábado 24 de junio frente a una parada de taxistas formales, ubicada en el edificio Dr. Franklin Chang Díaz, en Pavas, San José.

El hecho se da un día después de la riña que choferes de la aplicación de transportes protagonizaron con taxistas, en el que resultaron detenidos siete colaboradores de Uber, a quienes les decomisaron un arma no letal, así como un bastón extendible de metal, conocido como black-jack. La Policía también detuvo a tres taxistas en el hecho ocurrido en Rohrmoser, San José.

La caravana de carros fue considerada por el taxista Franklin Calderón como una provocación. El hombre, quien hace 12 años conduce taxi, aseguró: "Necesitamos que el Gobierno haga algo con ellos (los choferes de Uber), porque nos están agrediendo a nosotros (...) nos insultaron. Eso viene a raíz del problema de anoche, en Taxis Rohrmoser; ellos lo que querían era agredir nuestras oficinas".

Por su parte, la taxista Yani Matarrita justificó el enfrentamiento del viernes por la noche, debido a la disminución de clientela que han tenido tras la presencia de Uber en el país. "Estamos atrasados en cuentas, tenemos deudas con los vehículos (...). ¿Cómo es posible que uno está en una parada como esta y ellos vengan y carguen gente aquí? Es una falta de respeto. Ellos nos provocan", comentó la mujer, taxista desde hace 27 años.

Aunque inicialmente solo se encontraban en el lugar unos 10 taxis, conforme pasaban los minutos otros de sus compañeros se hicieron presentes en el sitio, hasta sumar cerca de 25 conductores.

Entretanto, cerca de cuatro patrullas presentes en el lugar, que velaban por que los hechos transcurrieran con calma, se movilizaron unas cuadras para conversar con los conductores de Uber, a quienes dejaron ir tras intercambiar algunas palabras.

Esteban Soto, uno de los choferes Uber que formó parte de la caravana de autos, comentó que circulaban cerca de la parada de taxis "porque esa es la zona donde los usuarios están más asustados (...) No venimos a provocar a los taxistas, sino a que los usuarios sientan confianza de seguir usando el servicio".

Soto alabó la presencia de la Fuerza Pública en el sitio y comentó que les brindaron apoyo "al 100%; dicen que para próximas ocasiones dialoguemos con ellos y que nos acompañan a hablar con los taxistas, para evitar que se den malentendidos. No queremos violencia".

Tras la consulta de este medio, Julie Robinson, gerente de Comunicación para Centroamérica y el Caribe también manifestó que en "Uber reprochamos todo acto de violencia", tras conocer sobre el altercado del viernes por la noche. Y aseguró que aunque hasta el momento no habían recibido "ningún reporte por parte de los socios colaboradores o las autoridades correspondientes" investigarían lo sucedido.

Etiquetado como: