Mujer intentaba transportar 30 cajas de pólvora en bus que viajaba de Coto Brus a San José

Por: Hugo Solano 15 octubre, 2014
Parte de los explosivos decomisados esta madrugada en San Vito. Las autoridades tienen la meta de cero niños quemados con pólvora el próximo fin y principio de año.
Parte de los explosivos decomisados esta madrugada en San Vito. Las autoridades tienen la meta de cero niños quemados con pólvora el próximo fin y principio de año.

La Fuerza Pública inició el operativo de control de pólvora al decomisar 1.500 unidades de pólvora explosiva en San Vito de Coto Brus, zona sur del país.

El director general de la Fuerza Pública, comisario Juan José Andrade indicó que la acción policial tuvo lugar a las 4:45 a. m. de este miércoles cuando oficiales de la delegación de Coto Brus realizaban un patrullaje por la terminal de autobuses.

Los oficiales localizaron 30 cajas que contenían 1.500 unidades de pólvora explosiva de la conocida como "cebollitas" o "espanta suegras".

Una mujer de apellido Cubillo intentaba trasladar la pólvora hasta San José, "con lo que hubiera comprometido la seguridad de los pasajeros y el conductor del autobús en que planeaba viajar", dice un comunicado de prensa del Ministerio de Seguridad.

Bajo la dirección funcional de la Fiscalía de Coto Brus, la pólvora fue decomisada por la Fuerza Pública y puesta a la orden de dicha dependencia judicial para lo correspondiente.

Operativo. Andrade añadió que, paralelamente a los patrullajes en las localidades fronterizas, la Fuerza Pública también está intensificando los controles de carreteras, supervisan los expendios de pólvora, que legalmente se establecen y se estará ejerciendo un estricto control sobre las ventas ilegales de pólvora.

Para este último objetivo se solicita el apoyo ciudadano a fin de que denuncien a quienes comercialicen artefactos explosivos, o que les vendan pólvora a menores de edad.

La legislación de Armas y Explosivos castiga con penas de tres a siete años de prisión la venta de pólvora a menores o a personas con alguna discapacidad, además de que impone esa misma pena a quienes adquieran, comercien, transporten, almacenen y vendan artículos explosivos sin el respectivo permiso.

Asimismo, las personas que fabriquen o introduzcan al país ilegalmente estos artículos también serán castigados con penas de hasta seis años de cárcel.

Los únicos artículos pirotécnicos permitidos por el Ministerio de Salud y el Departamento de Armas y Explosivos del Ministerio de Seguridad son los que producen un efecto de luz blanca o de colores y no son explosivos.