Por: Eillyn Jiménez B. 10 agosto

Cinco personas que trabajaban 15 horas al día a la fuerza y sin recibir ningún tipo de alimentación para obtener drogas a cambio, fueron rescatadas la tarde de este jueves por la Policía Judicial.

Se trata de cuatro hombres y una mujer en condición de indigencia, quienes fueron ubicados en una "tumba de cemento" que estaba protegida con un portón para impedir que escaparan, informó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El allanamiento que permitió encontrar a estos cinco individuos ocurrió en Desamparados, San José, cerca de la Cruz Roja, luego de que el sábado pasado se recibiera una denuncia en la sede policial de San José, presentada por una supuesta sexta víctima.

El allanamiento comenzó a las 2 p. m. y se extendió por varias horas.
El allanamiento comenzó a las 2 p. m. y se extendió por varias horas.

"La denuncia nos indicaba que una vivienda ubicada en Desamparados era utilizada como sitio para explotar personas y que, además, en el lugar eran sometidas a regímenes de toda naturaleza, por lo cual se comienza la investigación por los delitos de trata de personas con privación ilegítima de libertad, lesiones y otras actividades de naturaleza delictiva", explicó Wálter Espinoza, director del OIJ.

Los cinco indigentes presentaban golpes en diferentes partes del cuerpo, lesiones en su cara y, según el jerarca policial, todos indicaron y escribieron que los sometían a condiciones inhumanas y tratos degradantes.

La investigación permitió determinar que los trabajos que realizaban eran domésticos y de construcción, en el mismo sitio donde estaban retenidos; sin embargo, se desconoce desde hace cuánto estaban en esa condición.

"Estas personas tienen alguna condición de indigencia y algunas de ellas están vinculadas al consumo de sustancias prohibidas, por lo que el sujeto que dirigía la actividad criminal aprovechó esta situación y lo único que les suplía era droga para lograr que continuaran trabajando de manera absolutamente inmisericorde", manifestó Espinoza.

Los agentes judiciales realizaron un despliegue la tarde de este jueves en Desamparados.
Los agentes judiciales realizaron un despliegue la tarde de este jueves en Desamparados.
Detenido conocido por la Policía

En el despliegue policial se detuvo a un hombre de apellidos Arley Acuña, de 37 años y conocido como el Matapobres, quien es el presunto líder de la organización. Él tiene antecedentes por privación ilegítima de libertad, tentativa de homicidio, tráfico de drogas y delitos contra la propiedad.

En agosto del 2010, el Tribunal Penal de Desamparados condenó a siete años y cuatro meses de prisión a Arley, tras hallarlo responsable de un delito de coacción y dos delitos de amenazas agravadas.

También se aprehendió a una mujer de apellido Rivas, quien es la esposa de Arley, a un menor de edad y a un cuarto sujeto que se encargaba de la vigilancia y la custodia de las personas que eran sometidas a "una especie de esclavitud", como lo calificó Espinoza.

"El cuarto sujeto, mediante la utilización de armas de fuego y objetos contundentes, los compelía y los obligaba (a los afectados) a realizar las actividades laborales", afirmó el director del OIJ.

Trascendió que en el lugar se encontraron rastros de sangre, pero se desconoce si es de alguno de los rescatados o si pertenece a otra persona.

Espinoza mencionó que los cuatro hombres y la mujer recibieron ayer alimentación y que su condición de salud será valorada en un centro médico para que se determinen las consecuencias que sufrieron por permanecer privados de su libertad.

También serán atendidos por una institución vinculada con la trata de personas.

Información actualizada a las 8:02 p. m. con más datos brindados por las autoridades y antecedentes.