Menor permanece en emergencias con problemas pulmonares y oculares por el cloro del agua

Por: Hugo Solano 27 junio, 2014

Una menor de año y ocho meses está delicada en el Hospital Nacional de Niños, donde ingresó esta tarde procedente de la clínica Marcial Fallas de Desamparados, luego de haber caído en una lavadora a eso de las 11:23 a. m. de este viernes.

La chiquita es de urbanización Las Palmas en Los Guido. Informes de la Cruz Roja indican que la ambulancia 853 de Aserrí interceptó un taxi pirata que iba con la niña hacia la clínica Marcial Fallas.

De inmediato se le prestó la atención requerida hasta llegar a esa clínica en el centro de Desamparados donde le brindaron los primeros auxilios y luego fue remitida al Hospital de Niños.

El Hospital celebra 50 años de servicio.
El Hospital celebra 50 años de servicio.

El director interino de ese centro médico, Orlando Urroz, indicó que la niña está delicada. Sufrió asfixia por inmersión y se le trata por la bronconeumonía y por irritación en los ojos producto del cloro del agua. También presenta traumas en la cara causados por la palanca que hace girar la ropa en el tanque de lavado.

Llamó la atención de los médicos el hecho de que la chiquita presentaba algunos moretes que no son de hoy, por lo que de inmediato abrieron un protocolo con la sección de Trabajo Social del centro médico para abrir un proceso de investigación.

En esta labor también podría participar el Patronato Nacional de la Infancia y, eventualmente, autoridades policiales.

De momento la niña está en la sección de emergencias con terapia de oxígeno o ventilación asistida, así como evaluación pulmonar y seguimiento por parte de oftalmólogos por la afectación en los ojos.

Urroz dijo que el tratamiento sostenido y monitoreo de signos vitales requiere observación permanente y los primeras horas serán determinantes para su evolución.

"Esperamos que evolucione bien en la parte pulmonar, pero la reacción química en los bronquios requiere observación. También vamos a ver otros órganos", indicó Urroz.

Añadió que en los últimos diez años han atendido 89 accidentes similares, de los que el 30% fallece por llegada tardía al centro médico. En este caso, Urroz espera que se le pueda salvar la vida a la menor.

Reiteró que al iniciar este viernes las vacaciones de medio periodo en los centros educativos, los padres y encargados de los niños deben prevenir toda situación de riesgo, máxime si se visitan ríos, mares y hoteles con piscinas.

Este martes una menor procedente de Jacó falleció en ese centro médico luego de permanecer varios minutos en el fondo de una piscina.