Expertos califican hecho como inusual, pues estaba muy lejos de donde vive

 11 marzo, 2015

Naranjo. Un caimán de metro y medio de largo sorprendió a una familia de El Llano de El Rosario de Naranjo, Alajuela, cuando invadió al patio de su casa.

El hallazgo lo hizo Miguel Ángel Murcia Alvarado, de 75 años, quien ayer, a las 5:30 a. m., abrió la puerta para conocer la razón por la cual los dos perros ladraban, muy bravos.

“Yo me asusté cuando vi el bicho en el patio. Lo que hice fue conseguirme un saco, se lo tiré encima y lo amarré del pescuezo. Le puse una soga. Lo eché en la camioneta y se lo llevé a la Policía”, narró Murcia.

Iván Sandoval Hernández, coordinador de Área de Biología Tropical de la Universidad Nacional (UNA) y un experto en el manejo de reptiles, calificó el hecho como inusual.

“No es tan normal que esté en ese lugar. La distribución se ha ampliado mucho. Viven en agua dulce antes que la salada. Existen animales que han estado subiendo muchísimo. Hay una pequeña población al norte de Guanacaste y en Jacó. Es una distancia muy importante, puede haber sido que se haya escapado de algún refugio cercano”, explicó Sandoval.

El policía Rolando Rojas y el funcionario del Sinac, Manuel Alfaro, aseguraron el reptil para trasladarlo al Refugio Herpetológico Costa Rica en Alto Palomas, en Pozos de Santa Ana. | JOSÉ CORDERO
El policía Rolando Rojas y el funcionario del Sinac, Manuel Alfaro, aseguraron el reptil para trasladarlo al Refugio Herpetológico Costa Rica en Alto Palomas, en Pozos de Santa Ana. | JOSÉ CORDERO
‘Lo manejamos con precaución’

Entre tanto, Manuel Alfaro Hidalgo, funcionario del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) en Grecia, que se hizo cargo del animal, dijo que tratarán de determinar la procedencia.

“Son especies que se pueden adaptar. Se alimentan de gallinas, perros, pesca. Los caimanes no se crían mucho. Este tiene una lesión en una escama de la cola. Eso llama la atención, pues significa que lo marcaron (un funcionario de una entidad protectora tomó los datos del animal en algún recuento)”, manifestó.

Alfaro dijo que otra posibilidad es que alguien lo tuviera como mascota y debido a que creció mucho, decidió soltarlo en el río Colorado, que está a solo 100 metros de la casa de Murcia.

“Aquí sí hay muchas culebras, pero hasta ahora veo un animal de esos (...); ahora que usted pregunta, la semana pasada se perdieron dos gallinas jardineras, pero no le dimos importancia”, concluyó Murcia.