Mayoría de siniestros estructurales se dan en viviendas

Por: Patricia Recio 12 febrero, 2015

El cuerpo de Bomberos de Costa Rica realizó un llamado para disminuir los riesgos de incendios en los hogares.

No fue necesario que los Bomberos usaran un hidrante cercano. Eyleen Vargas
No fue necesario que los Bomberos usaran un hidrante cercano. Eyleen Vargas

Durante los meses de diciembre a mayo es cuando mayor cantidad de emergencias de este tipo se presentan, razón por la cual los bomberos piden extremar las medidas de prevención y erradicar prácticas peligrosas.

De acuerdo con los datos de este cuerpo de emergencias, la mayoría de incendios estructurales investigados el año pasado (un 62%) ocurrieron dentro de las casas de habitación y dentro de ellas el área de origen más frecuente es en los dormitorios.

Los bomberos también recomiendan equipar las viviendas con sistemas de protección que alerten ante una posible emergencia.

En lo que va del año se registraron 127 incendios estructurales, de los cuales 87 fueron en casas de habitación.

Alexánder Solís, jefe de la Unidad de Ingeniería de Bomberos aseguró que es recomendable que las viviendas cuenten con detectores de humo, extintores portátiles y lámparas autónomas de emergencia.

Además es importante contar con un plan familiar de emergencia, en el que se detallen los sitios de mayor peligro, las rutas de salida, el plan de evacuación y el sitio donde se reunirá la familia después del incendio. Este plan y los pasos de evacuación deben ser ensayados.

Solís recomienda ubicar un detector en cada área vulnerable a sufrir un incendio, como son los dormitorios, pasillos de ingreso a los dormitorios, sala, comedor, área de cocina, entre otros. Para las áreas de cocina resulta más conveniente usar detectores de temperatura y no de humo.

En el caso de los extintores, lo ideal es contar con uno que puede ser de polvo químico para fuegos ABC, es decir que puede apagar incendios donde hay involucrados materiales combustibles ordinarios como madera, ropa, papel, goma o plásticos.

Estos deben tener un peso de 4,54 kilos. Para las áreas de cocción de alimentos, se pueden usar extintores para fuegos tipo K (por grasas vegetales o animales usadas en el proceso de cocción).

Además es necesario contar con lámparas autónomas de emergencia, a fin de iluminar la ruta de evacuación, que debe estar previamente definida.