Sujeto aprovechó tumulto por visita dominical y escapó al romper la malla tipo ciclón de mínima seguridad

Por: Hugo Solano 20 enero, 2014

El subdirector de Adaptación Social, Reynaldo Villalobos, manifestó la mañana de este lunes que sigue sin aparecer Bryan Cordero Obanda, privado de libertad que este domingo se fugó de La Reforma.

Pese al operativo realizado este domingo, en el que incluso se cerró la visita, no fue posible dar con el reo que descontaba cinco años por el delito de robo agravado y tenía pendiente otra causa por violación de domicilio, informó Villalobos.

El funcionario dijo que se está coordinando con otros cuerpos policiales -como la Unidad de Intervención Policial y la Fuerza Pública- para investigar algunas direcciones que hay en el expediente del prófugo, a efectos de dar con su paradero cuanto antes y reinsertarlo al proceso de adaptación social.

Al trascender la noticia se suspendió la visita de familiares a los privados de libertad en San Rafael de Alajuela.
Al trascender la noticia se suspendió la visita de familiares a los privados de libertad en San Rafael de Alajuela.

A raíz de esta fuga, en caso de ser recapturado, podría enfrentar una causa por evasión que le podría significar una pena de dos años adicionales.

El prófugo, de 25 años, entró a la cárcel en setiembre del 2011 y completaría su pena en abril del 2016.

Según Villalobos, Cordero escapó al hacer un hueco en la malla tipo ciclón que ronda la periferia del sector de mínima seguridad. Cordero sacó un hilo metálico de la malla por lo que abrió un espacio pequeño, que le facilitó la huida hacia el cañón del río Virilla.

En el ámbito interno de Adaptación Social, los funcionarios se reunieron este lunes para determinar si hubo algún descuido u omisión por parte del personal encargado de la custodia.

En caso de determinarse así, el caso se procesa en el campo administrativo y en el judicial.

Villalobos afirmó que todos los lunes el personal se reúne para analizar lo ocurrido durante la semana y corregir cualquier situación. Agregó que los intentos de fuga son constantes, lo que obliga a las evaluaciones permanentes.