Sucesos

Desconocidos se lo llevaron; hecho ocurrió en Limón

Policía indaga retención de propietario de una licorera

Actualizado el 12 de enero de 2015 a las 12:00 am

Comerciante iba en auto junto a otras personas cuando fue atacado a balazos

Sucesos

Policía indaga retención de propietario de una licorera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indaga el paradero del propietario de una licorera en Limón, quien al parecer fue retenido por varios sujetos.

Kevin Alexis Gardner Gordon, de 45 años, es dueño del comercio El Soldado, ubicado en el centro de Limón. Él tiene antecedentes, pues había cumplido una condena por tráfico internacional de drogas entre los años 2004 y 2007.

La madrugada del sábado, alrededor de las 2 a. m., Gardner manejaba por Westfalia, en el cantón limonense. Conducía un vehículo de la marca BMW y estaba acompañado por otras personas. Según el OIJ, el grupo había salido a departir en algunos bares de esa zona.

De acuerdo con las versiones preliminares, transitaban por un sector desolado en Westfalia, cuando varios sujetos, a bordo de un carro Toyota Prado de color negro, se atravesaron en el camino y empezaron a dispararles.

Gardner intentó escapar a toda velocidad, pero las balas dieron en una llanta, que se estalló, lo que obligó al hombre a detenerse. Los testigos aseguraron que el comerciante se bajó del vehículo, alzó las manos y en ese momento los otros individuos se lo llevaron. Las personas que lo acompañaban quedaron ilesas.

Kevin Gardner iba en carro con unos amigos, por un sitio desolado en Limón, cuando desconocidos se lo llevaron.    | RAÚL CASCANTE
ampliar
Kevin Gardner iba en carro con unos amigos, por un sitio desolado en Limón, cuando desconocidos se lo llevaron. | RAÚL CASCANTE

La Policía empezó un operativo de búsqueda de Gardner y de los sospechosos de retenerlo. Aunque se realizaron retenes en varios puntos, hasta la tarde de anteayer se desconocía su posible paradero.

Los agentes judiciales decomisaron el carro en el que viajaba el empresario, el cual tenía varios impactos de bala.

Las autoridades explicaron que, con la información recabada, la situación no califica como secuestro, sino como una privación de libertad, pues los agresores no han hecho peticiones.

El Código Penal dicta que el secuestro se da con fines de “obtener rescate, con fines de lucro, políticos o político-sociales, religiosos o raciales”.

Datos del Registro Civil indican que Gardner está casado y es padre de cinco hijos.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Policía indaga retención de propietario de una licorera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota