Sucesos

Hecho ocurrió al momento de una persecución policial en Alajuela

Líder comunal es la última víctima de una bala perdida

Actualizado el 05 de agosto de 2017 a las 11:35 pm

El proyectil lo hirió en la cabeza, por lo que perdió control del carro y chocó

Familia reclama aclarar de dónde provino el disparo; exige justicia

Sucesos

Líder comunal es la última víctima de una bala perdida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Sánchez Becerra, de 44 años, murió la noche del sábado 15 de julio cuando conducía su vehículo por El Roble de Alajuela y fue alcanzado por una bala.

Este líder comunal y abuelo enamorado de sus nietos fue la víctima inocente de una balacera, hecho con el cual no tenía ninguna relación.

El electricista y empresario – dueño de Eléctrica S. A.–, nació en Cartago, pero se fue a vivir a Alajuela desde 1991, cuando contrajo matrimonio con Yesenia Paniagua.

De aquella unión nació Natalie, ahora de 25 años, y madre de dos pequeños de cuatro y ocho, quienes extrañan mucho a su abuelo.

En medio de su dolor, las mujeres contaron el drama de su pérdida.

“Mi papá era todo; él me decía ‘Mi bebé’ todavía cuando yo estaba en sexto grado”.

LEA: Experto dice que disparar debe ser la última opción

Ella solo pasó a segundo plano cuando llegaron los nietos. Su vida eran ellos, él se los llevaba regularmente a pasear o a comer... siempre procuró darles lo mejor.

El día de los hechos había llevado a sus nietos a comer a Escazú, en San José.

De regreso a Alajuela, llamó a su hija para decirle que ya iba por el Alto de las Palomas, en Santa Ana. Le dijo que dejaría a los niños, y luego se iría a darle de comer a su caballo, llamado Mescal.

Como lo anunció, fue a dejar a los niños y le pidió a Pablo, el mayor, que no se acostara todavía porque él volvería para acompañarlo a dormir. Eran pasadas las 10 p. m.

El abuelo no regresó más.

Secuencia de una muerte inesperada (.)

Fue un vecino quien identificó a Sánchez en el sitio del incidente, pues él era muy conocido en la comunidad.

La misma persona llamó a la familia para avisar que se había producido un choque y se lo habían llevado grave para el hospital.

El proyectil entró por el parabrisas trasero y lo impactó en la cabeza. El hombre perdió el control del pick-up Mitsubishi y se fue contra un muro, a la altura de San Antonio del Tejar, a unos dos kilómetros de su casa.

Sánchez falleció, a causa del balazo, la noche siguiente.

“Él vivía por su familia; primero eran sus nietos. Se comunicaba con ellos por WhatsApp, los amaba; de hecho había planeado ir a la playa con ellos el sábado, día en que murió.

“Siempre estaba feliz y ayudaba a la gente cuando la veía en necesidades”, contó la viuda.

Como una despedida

Días antes de su muerte, el hombre le mandó un audio a su nieto que, más tarde, la madre interpretó como una despedida.

“Pablito, no se enoje; yo siempre le digo que lo amo para que usted sepa que si algún día me pasa algo y yo falto, a usted nunca se le olvide que lo amo con todo mi corazón”, decía.

Igualmente, le había enviado un mensaje a un amigo exhortándolo a disfrutar de la vida. Le decía que muchos se desgastaban trabajando para que otros disfruten luego de ese esfuerzo.

Sánchez cumpliría 45 años este domingo.

Fernando Sánchez, de 44 años, regresaba de su finca, cuando lo alcanzó un proyectil. | SHIRLEY VÁSQUEZ

Confusión

La bala que alcanzó a Sánchez fue consecuencia de un confuso incidente entre oficiales de la Fuerza Pública y los ocupantes de un camión al que perseguían.

Los familiares reclaman una explicación clara, que las autoridades aún no les dan.

Según dicen, han escuchado que las personas que iban en el camión aparentemente no llevaban armas de fuego.

La versión que ellos recibieron es que los hombres huyeron al ver a la Policía porque no tenían papeles del vehículo al día. Ahora, agregan los parientes de Sánchez, no se sabe quiénes fueron los culpables de la muerte y eso aumenta la angustia.

“Sabemos que darnos cuenta de quién disparó no nos va a devolver a papi, pero al menos queremos justicia”, dijo Natalie.

“Todavía lo esperamos, todavía no aterrizamos en que ya él no va a regresar; todo fue tan rápido, tan duro, que no hubo tiempo de nada. Yo escucho el sonido del carro; me parece verlo entrar y tirarse a a jugar con mis hijos en el suelo, decirme ‘Mi bebé’, como me decía siempre”, añadió la hija, sin poder evitar el llanto.

DEL ARCHIVO: Chofer inocente muere impactado por bala perdida de una persecución policial

Pablo Corella, yerno del fallecido, aseguró que llevarán este caso hasta la últimas consecuencias porque no es aceptable no tener respuesta luego de que le hayan cortado la vida a una persona, de esa manera.

“Mi suegro era una persona que daba todo por la comunidad. Él estaba pendiente de las necesidades de El Roble; la gente lo quería, lo conocía”. dijo.

Incluso, añadió, por ser tan activo en la comunidad, lo iban a postular como delegado cantonal de deportes.

¿Fuego cruzado?

Wálter Espinoza, director de la Fuerza Pública, afirmó que, al parecer, hubo disparos en los dos sentidos, ya que los agentes de la Policía Judicial hallaron cuatro impactos de bala en el camión y uno en una radiopatrulla.

Estos hallazgos están en investigación. A ellos se suma el hecho de que en el vehículo de carga no se localizaron armas.

Los oficiales de la Fuerza Pública lograron detener a los dos ocupantes del camión, uno de los cuales es el dueño registral.

El hombre dijo a la Policía que no se detuvo en el retén porque no llevaba los documentos del automotor y temió que se lo decomisaran.

Armas en la calle

Como Sánchez, otros costarricenses inocentes han muerto a consecuencia de balas perdidas.

En esa lista están Dennis Andrés Mora Venegas, de diez años, quien fue alcanzado por una bala mientras jugaba en el corredor de su casa, en La Cuesta de Corredores. El disparo se dio cuando narcotraficantes y policías se enfrentaron. El hecho ocurrió en junio de 2015.

En octubre del año pasado, cinco personas, entre ellas dos menores, quedaron sin vida por una balacera en la playa de Cieneguita, Limón, De ellas, solo una era blanco de los atacantes, según las autoridades.

Cualquier persona, ya se trade de zonas rurales o urbanas, está expuesta a perder la vida en medio de un fuego cruzado en las vías públicas.

El año pasado, la Fuerza Pública decomisó 2.010 armas ilegales, la mayoría de ellas (533) en San José, seguido por Limón, con 191; Cartago, con 157, y Alajuela, con 154.

De igual manera, el año pasado el Departamento de Control de Armas y Explosivos, del Ministerio de Seguridad, rechazó el permiso de portación de armas a 1.098 personas por no cumplir con los requisitos para su uso.

La mayoría de armas confiscadas eran pistolas y revólveres, pero también se hallaron 69 escopetas y 25 subametralladoras, cuyo uso está prohibido.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Líder comunal es la última víctima de una bala perdida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hugo Solano

hsolano@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

Ver comentarios
Regresar a la nota