Situación fue denunciada ante el OIJ

Por: Gustavo Fallas M. 19 agosto, 2016
El Tratado pretende evitar que armas como esta y sus municiones lleguen a malas manos. | MARCELA BERTOZZI
El Tratado pretende evitar que armas como esta y sus municiones lleguen a malas manos. | MARCELA BERTOZZI

7.500 municiones de calibre nueve milímetros y 1.000 calibre 38, fueron sustraídas del inventario de municiones de la Escuela Nacional de Policía, en barrio Córdoba, San José.

De acuerdo con un comunicado del Ministerio de Seguridad Pública (MSP) emitido este viernes, ese faltante de balas fue detectado en marzo anterior y se interpuso una denuncia ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

William Hidalgo, director de Armamento del MSP, agregó que se solicitó la investigación de siete funcionarios de ese ministerio.

"Don William indicó que en junio del 2016 la Auditoria Interna del MSP le solicitó los detalles del caso y él les entregó el expediente, esto luego de que Disciplinario lo hiciera de conocimiento ante la Auditoría.

"En este momento se está a la espera del informe de la auditoria y de la resolución judicial para tomar a lo interno las medidas disciplinarias correspondientes", detalló boletín emitido por Seguridad.

El sindicalista Mainor Anchía, representante del Asociación Nacional de Empleados Públicos ( ANEP) en la Fuerza Pública, realizó una conferencia de prensa este viernes, en la cual criticó al Ministerio de Seguridad por dar a conocer este caso casi seis meses después.

"Es hasta hoy (viernes) que el Ministerio se manifiesta, durante seis meses guardó silencio, tenía oculto un hecho tan grave. Debió haber advertido de esa munición a efecto de que la población alertara", expresó el sindicalista.

Anchía dijo estar preocupado de que estas municiones puedan estar en manos de la delincuencia, en momentos en que el país es golpeado por el crimen organizado.

El valor del monto sustraído equivale a unos ¢3,2 millones, según comparó ANEP con el precio en que se vende en armerías.