Criminología eligió a presidiarios que acababan sentencia entre 2013 y 2015

Por: David Delgado C. 30 octubre, 2013

El 73% de los reclusos que están siendo excarcelados, en forma anticipada, para combatir el hacinamiento penitenciario tienen una anotación común en sus expedientes: son asaltantes.

Se trata de 240 de los 331 reos que fueron elegidos por el Instituto Nacional de Criminología (INC) para ingresar a un régimen de confianza que les permite salir de prisión a cambio de ciertos requisitos, como ir a firmar.

Uno de ellos es Darío Navarro Grijalba, quien dejó la cárcel de El Roble en Puntarenas, el miércoles anterior, y fue recapturado anteayer por un homicidio cometido en una venta de pollo.

Otros 39 convictos serán trasladados a otros reclusorios.

De los 331 individuos que el INC escogió para adelantar su excarcelación, el 73% descontaba penas por robos agravados, el 18% por venta o posesión de drogas y el 9% por estafas, conducción temeraria, hurto, lesiones y delitos menores.

Jorge Rodríguez, viceministro de Justicia, aseguró que en todos los casos de robos agravados se analizó la modalidad.

“El Código Penal agrava el delito de robo si se cometió entre dos o más personas o si se utilizó violencia sobre las cosas o un arma de fuego. Nosotros excluimos los más violentos”, aseveró.

Rodríguez sostuvo que se excluyó de este beneficio a los condenados por delitos sexuales, homicidios, trata de personas, narcotráfico, crimen organizado y violencia doméstica.

No obstante, Francisco Segura, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), exteriorizó su preocupación.

“Yo esperaría que el estudio criminológico sea tan fino que evite al máximo la reincidencia de las personas que están dejando libres”, manifestó.

El éxito de los programas de desinstitucionalización es del 85%, según Justicia.

Orden de juez. En total, 370 convictos deberán salir de distintos centros penales del país por orden de Roy Murillo, juez de Ejecución de la Pena, para darle campo a igual número de reos que están en la cárcel de San Sebastián.

Murillo alega que dicho centro –especializado en recibir personas con prisión preventiva– está saturado (cerca de un 79,5%).

El juez dispuso que si los otros penales no tienen cupo, deben excarcelar a 370 reos próximos a cumplir su pena (a diciembre del 2015), que no tuvieran condenas previas ni causas pendientes, con domicilio y oferta laboral.

De los 331 elegidos para ser excarcelados, 100 estaban en La Reforma, 45 en la cárcel Gerardo Rodríguez, 36 en San Rafael, 32 en Limón y el resto en otros centros.

Hasta ayer, ya habían salido 280 individuos.