En el 90% de los casos, el agresor es alguien del círculo de confianza del menor

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 6 julio, 2014

A inicios de junio pasado, una niña de 11 años en Alajuela tomó la decisión de romper el silencio y contarle a un maestro sobre los abusos sexuales que sufría.

La niña narró que el agresor era el excompañero de su madre, y lo hacía con el consentimiento de la mujer.

De inmediato, el docente presentó la denuncia y la Fiscalía de la zona arrestó a los dos adultos.

Este es uno de los tantos casos de violaciones a menores que registra el Patronato Nacional de la Infancia (PANI). Entre enero y mayo de este año recibieron 700 denuncias, informó Rodolfo Meneses, del Centro de Orientación e Información de esa institución.

De acuerdo con el funcionario, en todo el 2013 se reportaron 1.747 situaciones de ese tipo.

Meneses detalló que un 90% de las agresiones ocurren dentro del núcleo de confianza.

“Puede ser por parte del papá, de la mamá, familiares o encargados de cuido, quienes se aprovechan de la confianza con las personas menores”, explicó.

Durante todo el 2013, el PANI conoció 1.747 denuncias por ataques sexuales a menores de edad. | FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS
Durante todo el 2013, el PANI conoció 1.747 denuncias por ataques sexuales a menores de edad. | FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS

“Cuando las denuncias ingresan aquí, el PANI hace la investigación, se determina si hay indicios de abuso y se presenta en la Fiscalía”, agregó Meneses.

Resaltó que el Patronato brinda protección a los menores durante el proceso. “Se puede considerar reubicarlos en otra alternativa, como algún familiar, o en algún albergue”, especificó.

Rosa María Chavarría, trabajadora social del Hospital Nacional de Niños (HNN), señaló que durante este primer semestre, ese centro médico ha atendido a 68 menores víctimas de delitos sexuales. En todo el año pasado, fueron 149 expedientes conocidos por especialistas del hospital.

En la sección de Estadística del Poder Judicial, los datos más recientes son del 2012, con 3.122 causas por abuso sexual a menores.

En confianza. Cristian Darcia, coordinador de la Fiscalía Especializada en Asuntos de Género, resaltó que al analizar expedientes judiciales entre el 2009 y el 2012, “se evidencia que la mayoría de los casos ocurren dentro de un contexto en el cual el victimario y la víctima son conocidos entre sí, aunque no necesariamente exista una relación de parentesco, pero sí de confianza”.

El funcionario llegó a esa conclusión al estudiar un reporte elaborado por el Departamento de Análisis Criminal del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Darcia especificó que, tanto en el caso de las violaciones, como en el del abuso sexual, los números “duplican y hasta triplican a aquellos casos en los que la víctima y el victimario no se conocen”.

Agregó que “el común denominador de los delitos sexuales lo constituye precisamente la privacidad e intimidad, condición de la cual saca provecho el agresor para concretar el abuso”, pues cuentan con la confianza del menor. Por eso, los especialistas piden a los adultos estar atentos a cambios en la conducta de los niños. .

Denuncia. El fiscal añadió que, precisamente por ese círculo de intimidad en que suceden los abusos, la incidencia de denuncias es baja.

“A tal punto que habrá víctimas que nunca referirán a nadie la experiencia abusiva que debieron soportar”, al detallar que en muchos casos, los niños son tan pequeños que “ni siquiera son capaces de comprender que están siendo objeto de una situación de abuso”.

El fiscal señaló que se debe explicar a los menores la importancia de buscar ayuda y, a su vez, que los adultos los apoyen para acusar a los responsables.

“Por denuncia no se debe entender únicamente el acto formal que se completa con la declaración que realiza la víctima o su representante ante el Ministerio Público, también se puede echar mano de otros recursos, como reportes anónimos, confidenciales o terceras personas”, alegó.

Para Chavarría, todo empieza por tomar en serio los cambios en los niños, pues pueden revelar que son agredidos.

Etiquetado como: