La casa, prestada por el Minae, tiene dos cuartos, un solobaño y un sanitario

 20 enero, 2014
Esta es la casa prestada en la que deben dormir 50 oficiales de la Fuerza Pública destacados en Quepos, quienes no son de la zona. La vivienda tiene dos cuartos y un comedor que fue acondicionado para que sirva como dormitorio. Varios de los policías relataron que en la cocina han encontrado ratas, incluso algunas dentro de los alimentos. | WANDA ARAYA.
Esta es la casa prestada en la que deben dormir 50 oficiales de la Fuerza Pública destacados en Quepos, quienes no son de la zona. La vivienda tiene dos cuartos y un comedor que fue acondicionado para que sirva como dormitorio. Varios de los policías relataron que en la cocina han encontrado ratas, incluso algunas dentro de los alimentos. | WANDA ARAYA.

Aguirre. Una casa que fue construida para una familia de cinco personas y ahora en pésimas condiciones, es el lugar donde habitan 50 miembros de la Fuerza Pública de Quepos, Aguirre.

La vivienda se encuentra ubicada en la montaña, a un kilómetro de distancia de la delegación, en el área conocida como “Zona Americana”.

En Quepos laboran 75 miembros de la Fuerza Pública, pero 50 de ellos son de lugares alejados, por lo que necesitan un sitio para dormir en tiempo laboral.

Los agentes tienen turnos de seis días de trabajo y seis días libres. Eso significa que, por jornada, hay al menos 25 policías descansando en la casa.

Los oficiales residen en ese espacio porque la sede policial carece de dormitorios y también tiene un solo servicio sanitario.

Carlos Martínez, subjefe policial de Aguirre, explicó que antes descansaban en una vivienda alquilada a la que le cayó un árbol.

El Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) les prestó la actual edificación. “La casa tiene dos cuartos, un baño, un sanitario y un comedor, que fue adaptado para dormitorio. Hace más de dos años nos dijeron que íbamos a estar seis meses aquí, pero no nos han dado un nuevo lugar”, explicó Martínez.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Otros policías, quienes prefirieron reservar sus nombres, relataron que en la residencia hay ratas y alacranes.

“Cuando yo llegué, solo había dos camas para cuatro mujeres; entonces los compañeros me consiguieron una cama vieja de madera que estaba tirada detrás de la delegación y es en lo que duermo”, narró una de las oficiales femeninas.

Cambios pronto. Nils Ching, subdirector de la Fuerza Pública, aseguró que a finales de este mes de enero se trasladarán, tanto los dormitorios como la delegación, a un lugar con mejores condiciones.

El funcionario informó de que el cambio se hará gracias a un convenio que tiene el Ministerio de Seguridad con el Minae, entidad que invertirá alrededor de ¢20 millones. Una empresa de la zona donará otros ¢6 millones.

Ching detalló que las instalaciones se ubicarán a unos 350 metros de donde está la delegación actual.

Mario Zamora, ministro de Seguridad, explicó que de 628 delegaciones de la Fuerza Pública, solo unas 200 pertenecen a la cartera que dirige.

Zamora indicó que eso le dificulta al Ministerio de Seguridad invertir en las instalaciones. No obstante, comunicó que ya se está gestionando la adquisición definitiva de 400 delegaciones.

Equipo. Según Martínez, los oficiales también carecen de los instrumentos necesarios para trabajar.

“Nos trajeron una patrulla nueva porque solo teníamos una para cubrir los 577 kilómetros cuadrados que nos corresponden en la zona; sin embargo, con dos patrullas no damos abasto. Tampoco tenemos celdas para los detenidos, debemos esposarlos a una malla o un tubo de hierro”, especificó.

El subjefe resaltó que hay una motocicleta y que, en una ocasión, entre los mismos policías recogieron ¢30.000 para repararla.

Etiquetado como: