Por: Carlos Arguedas C. 25 abril, 2013

El sacerdote Jaime Cerdas Alvarado, de 54 años, enfrentará hoy un juicio donde figura como sospechoso del delito de violación cometido, presuntamente, en perjuicio de un monaguillo.

El hecho que se juzga sucedió en el 2006, en el distrito de Barbacoas de Puriscal, informó la oficina de prensa del Poder Judicial.

Los hechos que le atribuye el Ministerio Público a Cerdas fueron en perjuicio de un joven que, en aquel momento (2006), tenía 13 años.

Las violaciones supuestamente, sucedieron en la iglesia de Barbacoas, donde el imputado fungía como párroco.

A Cerdas le atribuyen tres delitos de violación, los cuales están castigados con penas de 10 a 16 años de prisión, según el artículo 156 del Código Penal.

En la actualidad, el imputado está suspendido de sus funciones en la Iglesia católica, confirmó ayer el obispo de la diócesis de Cartago, Francisco Ulloa Rojas.

El obispo explicó que Cerdas fue asignado a su diócesis pero, cuando se enteró del proceso penal, de inmediato fue suspendido de sus “funciones como eclesiástico”.

Lo anterior significa que no puede ejercer el sacerdocio.

El obispo Ulloa dijo que esperarán el resultado del juicio y que, dependiendo del fallo, podrían adoptar otras medidas, que prefirió no mencionar hasta tanto no se dicte una sentencia.

Al debate están citados seis testigos. Está previsto que se inicie hoy, a las 8:30 a.m.

El Tribunal que se encargará de analizar el caso, está integrado por los jueces Hazel Araya Morales, Rolando Morales Valladares y Nuria Villalobos Solano.