Por: Carlos Láscarez S. 25 abril, 2013

Alajuela. Una campana de bronce con más de 100 años de antiguedad fue sustraída la madrugada de ayer por varios hombres que escalaron un campanario externo y se la llevaron a bordo de un taxi.

El robo se registró a las 3:30 a.m., por lo que los vecinos alertaron a la Policía, quien no ubicó a nadie.

Rónald Murillo Mora, párroco de la iglesia Santiago Apóstol, aseguró que la campana de bronce robada pertenecía al templo antiguo.

“La campana estaba sujeta solo a un gancho. Tras escalar una cornisa, llegaron hasta donde estaba. Es lamentable que no solo las casas sino las iglesias, estén expuestas a la delincuencia que las utilizan para sus adicciones”, dijo Murillo.

Agregó que hoy tiene previsto interponer la denuncia ante las autoridades, ya que algunos vecinos apuntaron la placa del taxi.

Diego Soto, encargado de mantenimiento del templo, dijo que una campana tiene el nombre de Santiago y otra el de Santa Ana; además, tienen unas iniciales y calculó en 60 kilos su peso.

Ambas campanas se mantuvieron intactas durante el terremoto que afectó a Alajuela, en 1990.