24 octubre, 2012

El Colegio Profesional de Psicólogos de Costa Rica comunicó ayer su oposición a que menores aprendan a disparar en polígonos de tiro.

La institución señaló, por medio de un comunicado, su descontento con estas prácticas, argumentando que atentan contra el bienestar emocional de los menores y su derecho a desarrollarse en un ambiente sano, física y mentalmente.

La posición de los psicólogos trasciende luego de que La Nación informó, mediante un reportaje publicado el 30 de setiembre, que algunos menores, incluidos niños, visitan los polígonos para aprender a disparar armas de fuego.

El Colegio Profesional de Psicólogos señaló los riesgos de que los padres de familia permitan a sus hijos relacionarse con armas a edades tempranas.

“Los niños menores de ocho años no pueden diferenciar entre un arma real y un juguete, y los niños de tres años tienen suficiente fuerza para apretar el gatillo de un arma real. Más de la mitad de todos los disparos accidentales son hechos por niños y adolescentes”.

En uno de los reportajes de este diario, Celso Gamboa, viceministro de Seguridad, reconoció la falta de normativa sobre este tema.

“Hay un gran vacío legal. Es algo que debería regularse”, dijo.

El Colegio indicó que los menores “no pueden prevenir accidentes, situaciones de riesgo o toma de decisiones que involucren distintos aspectos cognitivos”.