Sujeto tenía condena desde el 2011, pero había escapado a Nicaragua

 6 octubre, 2015

Agentes del Organismo de Investiación Judicial (OIJ) y de la Fuerza Pública de San Carlos detuvieron este martes a un nicaragüense que permanecía en fuga desde el 2011, tras ser condenado a ocho años de prisión por abusar sexualmente de una menor de edad.

El sujeto es de apellidos Barruel Sosa, de 40 años, quien tiene cédula de residencia, tras 25 años de vivir en el país.

Barruel fue condenado en el año 2011, pero no se presentó a la lectura de la sentencia y desde entonces permaneció en fuga.

Barruel deberá descontar al menos ocho años de cárcel. A su delito de abuso cometido hace cuatro años podría sumarse otro de resistencia y agresión a la autoridad.
Barruel deberá descontar al menos ocho años de cárcel. A su delito de abuso cometido hace cuatro años podría sumarse otro de resistencia y agresión a la autoridad.

El jueves pasado dos agentes policiales fueron a detenerlo a una empresa piñera donde trabajaba desde hacía 5 meses, en Veracruz de Pital, San Carlos.

Al ver a los policías Barruel, los atacó con un puñal y escapó por un sector montañoso.

Esta mañana los oficiales lograron detenerlo en la misma empresa, donde llegó a retirar la liquidación, ya que el viernes presentó la renuncia.

Barruel fue condenado por abusar sexualmente de una menor de ocho años, hechos ocurridos en Pital de San Carlos. La niña era su vecina.

Una fuente ligada al caso explicó que el hombre había escapado hacia Nicaragua, pero hace escasos seis meses regresó al país y eso les permitió detenerlo.

El nicaragüense descontará la pena en la cárcel de La Marina de San Carlos.

Etiquetado como: