Sucesos

Informe del Estado de la Justicia no encuentra explicación a baja en rendimiento en 15 años

Productividad judicial cae pese a más personal y presupuesto

Actualizado el 20 de abril de 2017 a las 06:00 am

Casos tienden a amontonarse en despachos, aunque hay más funcionarios

Cifra de sentencias disminuyó de 958 por juez en el 2000, a 135 en el 2015

Sucesos

Productividad judicial cae pese a más personal y presupuesto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En la actualidad, el Poder Judicial tiene más presupuesto, más personal y recibe menos casos que hace 15 años.

Pero, ni siquiera ese escenario positivo, hace que la institución aumente su productividad. Por el contrario, su rendimiento cae cada vez más.

Así lo reveló el Segundo Informe del Estado de la Justicia , presentado ayer por el Programa Estado de la Nación.

Según una comparación que se hizo de los indicadores de la gestión del Poder Judicial entre el 2000 y 2015, se observa que, por ejemplo, hace 15 años el presupuesto per cápita era de $32, mientras que para el año antepasado era de $156.

En cuanto a la cantidad de funcionarios judiciales, también hay un notable incremento. En el 2000, había 160 servidores por cada 100.000 habitantes; 15 años después, esa cifra se elevó a 246.

Aunado a ello, el Informe indica que, en esos años, se dio una baja en la cantidad de casos atendidos por un juez de primera y única instancia. En el 2000, ingresaron 844 procesos; en el año antepasado, entraron 529.

Pero, tanto la cantidad de casos terminados como el número de sentencias dictadas por estos jueces, decae cada vez más.

En el primer punto, el documento revela que se pasó de 841 procesos terminados en el 2000 a 491 en el 2015. Mientras que los jueces pasaron de dictar 958 sentencias en el 2000 a imponer solo 135 condenas durante el año antepasado.

Pese a que se expone la situación, el documento no señala cuál o cuáles son las razones que provocan esta baja en el rendimiento. “No encontramos que se haya dado un cambio procesal, o algo que hiciera los procesos más complejos. No encontramos nada, no encontramos una gran explicación”, aseguró Evelyn Villarreal, coordinadora de la investigación.

No obstante, Villarreal aseveró: “Cuando uno no encuentra una explicación evidente que indique qué pasó aquí, lo que se asume es q ue se trata de limitaciones de la gestión de la institución.

”Lo que ocurre es que esos nuevos recursos no se están gestionando bien para producir mejoras ni en el número de casos que terminan ni en el tema de duraciones de los procesos”.

Sin avance. Otra preocupación que externó Villarreal es que los casos tienden a apilarse en los despachos, pese a que la cantidad de jueces, fiscales y defensores por cada 100.000 habitantes también se duplicó en los últimos 15 años.

La cantidad de expedientes activos (que están varados en un escritorio) por juez de primera instancia pasaron de 824 en el 2000 a 839 en el 2015.

Mientras que los casos en trámite (están en una etapa más cruda) por juez pasaron de 467 en el 2005 a 563 el año antepasado. En este punto, no hay datos de lo ocurrido hace diez años.

“Esto lo que genera al Poder Judicial es un saldo negativo importante, porque se quedan rezagados, mientras que siguen llegando nuevos casos”, apuntó Villarreal.

Contraparte. Estos resultados arrojados por el Informe provocan que el Poder Judicial vea como “una necesidad” el evaluar con más detalle el rendimiento y los indicadores de trabajo, puntualizó Zarela Villanueva, presidenta de la Corte Suprema de Justicia.

“La institución ha trabajado en independencia interna y eso es positivo. Pero es necesario trabajar y reforzar la rendición de cuentas y la evaluación del desempeño”, insistió.

En cuanto a la baja en la productividad, aseguró que la disminución en la cantidad de casos entrados en esos 15 años no es “tan sustancial”.

“Hay que ver la manera en cómo se cuentan los asuntos que entran. Por ejemplo, había una serie de denuncias que ingresaban a la Fiscalía y que eran por tenencia de marihuana. Era una gran cantidad, pero ahora no son delito.

”Hay otras denuncias que no iban a prosperar y fueron sacadas de la contabilidad. Siendo así, la disminución no es tan real”, ahondó la magistrada.

Sobre la baja en la cantidad de sentencias, indicó que no sabría qué ocurre. Pero, agregó, podría ser porque la duración de los procesos es muy extensa.

“Lo que sí sabemos es que hay complejidades diferentes. Los asuntos son de duración grande, sobre todo en materia penal.

” Ya no son los ilícitos de hace 10 años, ahora son más complejos. Hay gran influencia del crimen organizado, que es más complejo y eso debe considerarse”, concluyó Villanueva.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Productividad judicial cae pese a más personal y presupuesto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota