Sucesos

La pequeña Kory se salvó aferrada a una lancha volcada

Actualizado el 17 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Sucesos

La pequeña Kory se salvó aferrada a una lancha volcada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Sentada sobre la lancha volcada, aferrada a su madre, mientras los otros sobrevivientes intentaban sostenerse del borde de la embarcación.

Así encontraron los guardacostas de Quepos a la pequeña Kory Duarte Jiménez, quien tiene apenas un año y medio de edad.

Mientras las mujeres luchaban por sus vidas, tres niños habían caído al mar, donde fallecieron; entre ellos estaba Carlos, el hermanito mayor de Kory.

“Llegamos y verificamos que en la bocana había una embarcación con varias personas adheridas al casco y una chiquita en el puro centro. La tenían sentada ahí, agarrada de la mamá y todos la rodeaban”, relató Óscar Rodríguez, director de Guardacostas de la localidad.

“Definitivamente esa chiquita nació otra vez”, dijo Rodríguez.

Minutos antes de que llegaran los oficiales, Jimmy Pérez, quien maniobraba la panga en que viajaba la familia, les pedía a los pasajeros que mantuvieran la calma. “Antes de eso yo les decía a todos: ‘ todo va a salir bien, mantengamos la calma, traten de montarse ustedes arriba con la bebé’, y ahí se mantuvieron. Y comenzamos a luchar. Hicimos todo lo que pudimos’”, narró.

El hombre, quien es comerciante, manifestó que la panga era propiedad de su amigo Misael Duarte, a quien él estaba haciéndole el favor de transportar a la familia hasta el embarcadero que se encuentra en Damas.

“Ellos son vecinos míos y necesitaban salir de isla Damas hacia el estero. Entonces él me pidió el favor. La lancha es de él”, detalló.

Recordó que salieron unos 15 minutos antes de que ocurriera el accidente, a eso de las 6:30 a. m.

Dos barcos presos. Cuando casi llegaban a la otra orilla, Pérez se dio cuenta de que el motor de la lancha fallaba.

Finalmente, cuando el motor se apagó , llamó a su amigo Danny Duarte, quien a bordo de otra lancha del mismo propietario fue a auxiliarlos.

“Yo entré con la lanchita que andaba, pero la corriente estaba tan fuerte que nos empezó a jalar a los dos. Cuando pegamos la lancha a la mía, ya el mar nos había jalado hacia adentro. Entonces, de pronto vimos unas olas muy fuertes”, narró Duarte.

PUBLICIDAD

Los dos hombres recordaron el dolor e impotencia de las mujeres por no poder salvar a sus hijos.

Ayer, al mediodía, ellos esperaban en las afueras del Hospital de Quepos a tener noticias del estado de salud de la familia.

“Es muy duro, porque nosotros también vimos a los niños en el agua. A uno lo pueden ver aquí tranquilo pero solo uno sabe (...) es muy doloroso”, dijo Pérez mientras masticaba una pastilla para aliviar un dolor de cabeza.

Los hombres también dijeron que otra lancha fue a ayudarlos, pero se devolvió al ver que la corriente era muy fuerte.

  • Comparta este artículo
Sucesos

La pequeña Kory se salvó aferrada a una lancha volcada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota