Por: Hugo Solano 9 diciembre, 2015
Al día siguiente del crimen el nicaragüense de 22 años fue detenido cuando intentaba salir hacia su país.
Al día siguiente del crimen el nicaragüense de 22 años fue detenido cuando intentaba salir hacia su país.

José Adrián Solano Maleaño, quien asesinó a su compañera sentimental de unos 20 machetazos en Upala, fue condenado a 25 años de prisión.

La sanción fue impuesta por el Juzgado Penal de Upala, luego de que Solano se acogió a un proceso abreviado, es decir, aceptó los cargos sin necesidad de ir a juicio, lo que suele repercutir en una condena menos severa.

La causa fue tramitada por los fiscales Luis González e Elizabeth Ugalde y la audiencia realizada por la fiscala Paola Varela Cambronero.

Los hechos por los que este nicaragüense fue enviado a prisión ocurrieron el 24 de febrero de este año en Nazareth de Upala, zona fronteriza.

Solano, de 22 años, atacó con un machete a su compañera sentimental causándole más de 20 heridas, hasta asesinarla.

La revisión de la escena del crimen evidenció un brutal ataque contra la mujer, quien recibió las heridas en la cabeza, cara, tórax, espalda y brazos.

El suceso ocurrió a eso de las 9:30 p. m. después de que la pareja discutiera, mientras visitaban la vivienda de unos allegados.

Menos de 10 meses después del crimen, el Juzgado dictó pena de 25 años contra el agresor.
Menos de 10 meses después del crimen, el Juzgado dictó pena de 25 años contra el agresor.

Ellos vivían a unos dos kilómetros de ese sitio, donde hacía apenas una semana habían llegado y donde el hombre trabajaba como peón de campo.

Al parecer la mujer le habría dicho a su compañero que ya no deseaba vivir con él.

La intención de ella era regresar a Nicaragua. Según las autoridades, cuando estaban viendo televisión el hombre le indicó que se fueran para la casa, a lo cual ella se negó.

Solano la tomó del brazo, la llevó a un costado de la vivienda y tras una pequeña discusión, en medio de una plantación de plátano, tomó un machete y la asesinó, para luego escapar del lugar.

La joven murió víctima de las lesiones sufridas. Dejó dos hijos de 1 y 2 años, cuyo padre es el agresor.

Tras el crimen, el sujeto huyó por una zona de repastos y fue detenido el día siguiente, cuando intentaba cruzar la frontera.

Etiquetado como: