Corriente arrastró a cuatro bañistas y uno de ellos perdió la vida

 28 marzo, 2015
El cuerpo quedó en la orilla, custodiado por la Fuerza Pública para luego ser trasladado por el OIJ a la Medicatura Forense.
El cuerpo quedó en la orilla, custodiado por la Fuerza Pública para luego ser trasladado por el OIJ a la Medicatura Forense.

Reynaldo Steel Vargas murió la tarde de este sábado en Caldera, luego de que ingresó al mar con tres amigos a la 1 p. m. y una corriente lo arrastró.

La víctima era miembro del Centro Cristiano Canaan, ubicado en Alajuelita. El hombre disfrutaba del mar en el lugar más peligroso de la playa, cerca del puente, que se torna más riesgoso cuando hay movimientos de marea.

El grupo llegó a eso de las 10 a. m. con el propósito de disfrutar en playa Caldera, pero tres horas después el paseo terminó en tragedia.

El fallecido, de 30 años, ingresó al mar y poco después se escucharon unos gritos de auxilio al frente de donde estaba otro grupo de muchachos.

El llamado sobrevino debido a que cuatro bañistas eran arrastrados por la marea. Dos de ellos lograron salir por sus propios medios, pero otros dos se encontraban con problemas en el agua. Uno fue rescatado y trasladado al hospital, mientras que Reynaldo fue extraído del agua sin vida.

Jonathan Alfaro, uno de los que ingresó al mar a ayudar a los bañistas, aseguró que le costó mucho sacar a ahora fallecido ya que tuvo que pedir ayuda a otros para que la corriente no se lo llevara.

Cruzrojistas de Barranca, que se encontraba en un puesto a unos 200 metros del lugar, lo declararon sin signos vitales.

"Nos manteníamos en un puesto Caldera, nos entró una alerta y cuando se llegó al lugar trasladamos a un paciente al centro médico y el otro se declaró fallecido", dijo Geovanny Miranda, de la Cruz Roja.

El Centro Cristiano Canaan es una asociación sin fines de lucro que tiene entre sus objetivos ser una base para la sociedad, ayudando a personas de bajos recursos.

"Yo vine con el grupo del centro cristiano del sector de Concepción arriba de Alajuelita. Muchos de nosotros les dimos una charla a los jóvenes como de no ingresar a zonas peligrosas y no ingresar después de haber comido; pero estos cuatro ingresaron sin percatarnos y pasó la tragedia", dijo Adrián Martínez, amigo del fallecido.